fcb.portal.reset.password

Babunski delante del público en la Sala París / VÍCTOR SALGADO - FCB

David Babunski nos ha ofrecido una muestra más de su gran calidad humana. El jugador macedonio del Barça B pasará sus vacaciones de Navidad en el campo de refugiados de Gevgelija (Macedonia) ayudando a los miles de personas desplazadas, que cada día transitan por esta pequeña ciudad situada en la frontera con Grecia con la intención de subir a un tren que les lleve hasta Serbia para continuar después su viaje hasta Alemania. Babunski viajará del 22 al 26 de diciembre a Gevgelija con su hermano Dorian, también futbolista, y cuatro amigos con la intención de llevar agua y comida a los refugiados, la gran mayoría procedentes de Siria, y, sobre todo, amenizar la espera de los exiliados, especialmente de los niños y niñas, muchos de ellos huérfanos o que han llegado al campo sin sus padres.

Y para conseguir su objetivo, para poder comprar alimentos y cualquier otro tipo de material básico necesario para llevar a los exiliados desplazados hasta la frontera de Macedonia con Grecia, Babunski ha expuesto sus reflexiones existenciales, aquellas que habitualmente ofrece desde su plataforma Skyself, en un soliloquio hecho en la Sala París del Camp Nou, ante unas 70 personas – entre ellas algunos compañeros del Barça B - y bajo el título “Descubriéndonos: ¿Quién somos realmente?”, con el que ha recaudado fondos para su expedición solidaria. Un acto que ha estado presidido por la directiva María Teixidor, secretaria de la Fundación del FC Barcelona, que ha destacado en su presentación los valores humanos que representa Babunski, un jugador de 21 años que llegó a La Masía cuando sólo tenía 10 años. “Un acto como este nos hace sentir muy orgullosos de tener un jugador con él, con sus valores, en el club. Él, una persona formada en La Masía, es un claro ejemplo de por qué el Barça es más que un club”, ha comentado María Teixidor, que ha recordado cómo desde el club se ha impulsado, canalizada a través de la Fundación y de la Cruz Roja, la campaña ‘No importa de dónde venimos’ para recaudar fondos a favor de los refugiados, sensibilizar a la sociedad y ayudar a la integración de los recién llegados.

Las acciones previstas

Babunski ha contactado con diversas organizaciones internacionales que trabajan en el campo de refugiados de Gevgelija para ponerse a su servicio. Una de las ideas que tienen, además de comprar agua y alimentos, es la de organizar en el campo de refugiados actividades dinámicas, juegos y partidos de fútbol con el objetivo de potenciar los valores que aporta el deporte a la vida: el trabajo en equipo, la solidaridad, la integración social o la compañía, entre otras. Todo, como ha explicado Babunski en su soliloquio, por qué en esta vida “es posible una nueva realidad; un mundo mejor. Y él, como el Barça, es una persona solidaria y comprometida con la sociedad que lucha por conseguir un mundo mejor.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();