fcb.portal.reset.password

El FC Barcelona celebra uno de los goles del partido de ida / FOTO: ARCHIVO FCB

Este domingo se cumple el 40º aniversario de un gran hito histórico: el 7 de julio de 1973 la sección de hockey patines tuvo el honor de conseguir ante el Benfica la primera Copa de Europa del FC Barcelona.

Toda una ironía del destino. Doce años después de que el Barça de fútbol viera truncado el sueño de conseguir su primera Copa de Europa con una derrota muy injusta ante el Benfica en Berna, la sección de hockey patines se tomaba una especie de pequeña revancha y ganaba el máximo título continental al derrotar en la final precisamente al mismo Benfica. Y curiosamente, el portero del equipo portugués se llamaba Ramalhets.

El empuje de una sección hasta entonces secundaria

Visto en perspectiva, aquel triunfo fue una consecuencia de la decidida apuesta por las secciones por parte del presidente Agustí Montal con la inauguración en 1971 del Palau Blaugrana. Hasta entonces el hockey patines azulgrana jugaba en el Palau d’Esports de Barcelona en condiciones precarias y su escaso palmarés sólo incluía dos Campeonatos de Catalunya y tres Campeonatos de España. Pero también uno de los principales artífices de aquella primera Copa de Europa fue el entrenador Josep Lorente, que ejercía el cargo desde 1970 y destacaba por su gran psicología. Al final de su etapa en el Barça sumó 10 Copas de Europa.

Un Barça sin miedo a nadie

En las semifinales de aquella Copa de Europa 1972/73 el Barça había eliminado sin problemas al Rolls Sport suizo por un marcador global de 19-8. El rival en la final, a disputar a doble partido, era el Benfica portugués, que había dejado fuera por un 7-4 global al poderoso Reus Deportiu, un equipo que llevaba ocho años seguidos ganando la Liga Española y seis la Copa de Europa.

Esta hazaña ya demostraba la categoría del equipo de Lisboa, que contaba en sus filas con un auténtico superclase como era Antonio Livramento. Pero el Barça tenía una plantilla muy bien compensada y de mentalidad ganadora (Pons, Chércoles, Villacorta, Riera, Villa, Brasal y Centell), todo un bloque compacto que no se acobardaba con nadie.

Una final emocionante

En la ida, disputada en el Palau el 1 de julio de 1973, el FC Barcelona se impuso por 5-3. El Benfica había puesto corazón al adelantarse por 0-2, pero los hombres de Lorente protagonizaron una remontada meritoria, destacando la labor realizadora de Jordi Villacorta, autor de tres goles. Con dos goles de renta para el Barça, las espadas estaban en alto.

La vuelta en Lisboa se disputó el 7 de julio en una pista donde no cabía un alfiler y bajo una fuerte presión ambiental. Sin embargo, el Barça, que jugaba de blanco, supo controlar el tempo del partido y sólo estuvo por debajo en el marcador con el 1-0 y el 2-1. Después impuso su juego y se fue hasta un 5-7, aunque una reacción tardía del Benfica dejó el marcador final en 7-7. Después de todo, el buen partido de Livramento, autor de tres goles, no sirvió de nada a su equipo. Por parte barcelonista marcaron Chércoles (4), Villacorta (2) y Villa. El hockey patines azulgrana lograba así la primera Copa de Europa del Club y empezaba su palmarés particular de máximos galardones europeos. Después llegarían dieciocho más.

Volver arriba