fcb.portal.reset.password

Luis Suárez se ha topado con Proto en algunas ocasiones del partido | MIGUEL RUIZ - FCB

El Barça no ha podido continuar con la racha de triunfos en la Liga de Campeones y sumar la cuarta consecutiva. Pero aun así ha sumado un punto que sirve a los azulgranas para continuar liderando con firmeza el grupo D con 10 puntos, tres de ventaja respecto a la Juventus que es segunda con siete y seis más que el Sporting Clube de Portugal que les permite tener la clasificación para octavos más cerca.

El Georgios Karaiskakis esperaba al Barça con muchas ganas. Sobre todo, para homenajear Ernesto Valverde, el que fue su técnico durante tres temporadas en dos etapas diferentes y con quien ganaron tres ligas entre otros títulos. Así pues, no era de extrañar que todo el mundo lo recibiera con muchos aplausos. El homenaje, sin embargo, ha quedado en un segundo plano en el césped y el conjunto del Pireo ha puesto mucha resistencia a los azulgranas. Replegados detrás complicarían la creación de ocasiones de peligro azulgranas, que llegaban a través de la velocidad de Messi y la lucha incansable dentro del área de Luis Suárez con los centrales. El '9' azulgrana ha tenido la más clara en la primera mitad tras un buen pase filtrado de Denis, titular en Grecia.

Consciente el Txingurri del planteamiento táctico de Olympiacos con la experiencia del partido en el Camp Nou ha sacado el equipo azulgrana con un 4-4-2, con Denis y Sergi Roberto situados en los interiores y con Messi de enlace entre Suárez y la línea de construcción. Costaría llegar con peligro a pesar de la intención culé de atacar rápido por dentro y por fuera con Alba y Semedo. También con Sergi Roberto, aunque ha tenido que ser sustituido por una rotura fibrilar en el muslo derecho. Una falta de Messi antes del descanso ha sido el otro aviso más peligroso de los azulgranas.

Con un Pireo abarrotado creando un ambiente espectacular el Barça buscaría perforar la portería griega, pero faltaría afinar la puntería y el último pase en los metros finales. Olympiacos avisaría con algún contragolpe, neutralizado a la perfección por Ter Stegen, impecable bajo palos y en un gran estado de forma. El gran trabajo defensivo griego estaba dificultando las acciones ofensivas azulgranas. Sería de aquellos partidos rocosos y aunque el conjunto culé se ha puesto el mono de trabajo no ha encontrado la manera de inaugurar el marcador. Suárez con un remate acrobático y Messi en los minutos finales del partido con un disparo desde la frontal habrían podido hacer el gol del triunfo. Al final, un punto que se lleva el Barça del Pireo que sirve para continuar liderando el grupo con solvencia y acercarse aún más a los octavos de final.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();