fcb.portal.reset.password
MIGUEL RUIZ-FCB

1 / 10

1- Creer, creer, creer

Para levantar el durísimo 4-0 de la ida era necesario, ante todo, mucha fe. Creérselo. Con el paso de los días, en el que el equipo acumuló victorias y mejoró progresivamente su rendimiento, la confianza fue 'in crescendo'. En su rueda de prensa previa al partido Luis Suárez ya lo adelantó: "Hay que autoconvencerse que es posible". El paso más importante, que es el factor mental, estaba hecho. Plantilla y afición creían.

MIGUEL RUIZ-FCB

2 / 10

2- Dinámica ganadora

Confianza y resultados son como hermanos que van de la mano. Se retroalimentan. Tras superar sin brillo al Leganés, el equipo disfrutó de una semana de preparación antes de jugar en el Calderón. El 1-2 logrado en Madrid fue una inyección de moral de cara a los compromisos con el Sporting y Celta, ambos resueltos con goleada. Entre los dos partidos con el PSG, el balance había sido de 15 goles a favor y 3 en contra.

VICTOR SALGADO-FCB

3 / 10

3- Cambio de sistema

Esta dosis de confianza y buenos resultados también se explica a través de los cambios tácticos. El día del partido en el Calderón Luis Enrique apostó por un cambio de sistema. Del 4-3-3 se pasó al 3-4-3, una formación que se fue puliendo durante los partidos siguientes, y que alcanzó una versión excelsa el día del 5-0 contra el Celta. Esta variante también abría nuevos interrogantes para el PSG y para Emery: ¿con qué sistema jugaría el Barça?

MIGUEL RUIZ-FCB

4 / 10

4- La Liga, en manos azulgrana

Después de muchas semanas como perseguidor, la buena racha culé permitió cazar al Real Madrid en la tabla clasificatoria. La derrota de los blancos contra el Valencia y el empate contra el Las Palmas supusieron un recorte de cinco puntos en la clasificación. Aunque el Madrid aún tiene un partido pendiente, el FC Barcelona vuelve a depender de sí mismo para levantar la tercera Liga consecutiva. Otra razón que ha reforzado la moral del equipo.

VICTOR SALGADO-FCB

5 / 10

5- El adiós de Luis Enrique

El interrogante de la continuidad de Luis Enrique quedó resuelto hace una semana, cuando después de la victoria ante el Sporting anunció su marcha al final del curso. ¿Es casualidad que cuatro días después el equipo ofreciera una enorme exhibición contra el Celta? Es un misterio, pero queda claro que el anuncio puede haber supuesto un impulso: todo el mundo quiere cerrar esta etapa con más títulos. De momento en la era Lucho se han sumado 8 de 10.

VICTOR SALGADO-FCB

6 / 10

6- Un reto histórico

Mucho se escribió sobre el reto que suponía levantar un resultado tan adverso. De hecho, bajo la normativa vigente en ninguno de los 185 precedentes con un 4-0 en la ida se había dado la vuelta a una eliminatoria europea. Nadie. Nunca. Tampoco el Barça lo había hecho nunca en su historia -en ninguna competición- y hasta la UEFA le concedía un 0% de posibilidades de clasificación para los cuartos de final. A Messi, Neymar Jr y compañía era una hazaña que les excitaba.

VICTOR SALGADO-FCB

7 / 10

7- Una afición impagable

Luis Enrique tenía un deseo antes del partido: "El Camp Nou debe ser una caldera, una olla a presión desde el primer minuto, lo necesitamos a reventar, alertado y excitado". Y así ha sido. El Camp Nou nunca falla en las grandes noches y este 8 de marzo será recordado, entre otras cosas, por el ambiente que se ha vivido. Un total de 96.290 espectadores han llenado el coliseo azulgrana y han empujado al equipo hacia una remontada que parecía imposible.

MIGUEL RUIZ-FCB

8 / 10

8- 'Seny' y mucha 'rauxa'

Para llevar a cabo la remontada hacía falta una mezcla de razón y corazón, de cordura y locura. Se ha aplicado la parte del juicio durante todo el primer tiempo, cuando el equipo ha atacado sin enloquecer, consciente de que la remontada se tenía que ir cociendo a fuego lento, sin prisas. El 2-0 al descanso era un buen resultado y el 3-0 del inicio de la segunda mitad hacía presagiar que la fórmula de la razón, de la pausa, serviría. Tras el gol de Cavani, el arrebato culé se lo ha llevado todo por delante.

MIGUEL RUIZ-FCB

9 / 10

9- Fe inquebrantable a pesar de Cavani

El gol de Edinson Cavani ha supuesto un jarro de agua fría para el Camp Nou. Pero quedaba media hora y el Barça necesitaba tres goles para llegar a los seis que Luis Enrique había dicho que era posible hacerle al PSG. El problema es que el partido llegó al minuto 87 con el mismo 3-1 de media hora antes. La fe, sin embargo, no ha desaparecido nunca. Quedaban tres minutos para el 90 y un largo tiempo de descuento donde pasaría lo que parecía imposible.

VICTOR SALGADO-FCB

10 / 10

10- Ocho minutos apoteósicos

Un golazo de falta de Neymar Jr en el minuto 88 ha supuesto el 4-1, preludio de un penalti sobre Luis Suárez que ha vuelto a transformar el crack brasileño para firmar el quinto. Ahora sí, faltaban los cinco minutos del tiempo añadido. Piqué hacía rato que ejercía de '9', Ter Stegen -decisivo con 3-1- se ha volcado al ataque y se olía que algo gordo podía pasar. Nuevamente Neymar Jr ha puesto un balón perfecto al corazón del área, donde ha aparecido Sergi Roberto para hacer historia.

 

Volver arriba