fcb.portal.reset.password

Gol de Rakitic contra el Huesca. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

Una temporada más, el Barça arrancó con buen pie en la Copa del Rey. Esta vez en El Alcoraz, de Huesca. El equipo ha sumado la sexta victoria consecutiva por la vía rápida. Dos latigazos de Rakitic y el reaparecido Iniesta en el primer cuarto de hora allanaban el camino hacia los octavos. Pedro y Rafinha terminarían de resolver una nueva prueba a la sobriedad y a la ambición azulgrana.

Así pues, mayoritariamente con jugadores poco frecuentes en el once, el Barça ha salido con la directa puesta. En dieciséis minutos ya había firmado dos goles, o mejor dicho, dos golazos. Primero tuvo que sobreponerse a un buen susto en un rechace de Ter Stegen con el pie que ha tocado en el delantero rival Guillermo y a punto ha estado de acabar el balón al fondo de la red. Acto seguido, Rakitic clavó un lanzamiento de falta -que parecía lejano y más adecuado para un zurdo- a la escuadra del portero Jiménez.

Poco más tarde, en un rápido contragolpe, Iniesta, desde la frontal, hizo entrar el balón por el mismo sitio, con una potencia similar, pero con el exterior del pie y con el efecto inverso. Ha participado en la jugada un Pedro muy activo en todo momento en ataque. Con el 0-2 que encarrilaba el partido y la eliminatoria, el Barça jugaría con mucha confianza, dirigido por un Samper con aires de veterano. También se resarciría de la imprecisión inicial Ter Stegen con un pie salvador ante Camacho (min 31).

Pese a ello, el Barça fue una apisonadora en el primer tiempo. En el 36, Rakitic enviaba a la madera otro lanzamiento de falta magistral y, a continuación, Pedro se apuntaba el 0-3 con una buena maniobra y tiro al palo corto desde el interior del área. Aún antes del descanso, Munir tendría una oportunidad clarísima desde la pequeña. Muy serios y verticales se estaban mostrando los de Luis Enrique.

El marcador reflejaba un contundente 0-3, pero, con dos aproximaciones en la reanudación, el Huesca avisaba al Barça de que no se podría relajar. Cargaban el juego a la derecha los visitantes, donde había un ofensivo Douglas y un desequilibrante Rafinha. El juego ha tenido menos continuidad en este acto, entre otras cosas, por las sucesivas sustituciones. En una de ellas, debutaba Edgar Ie con el primer equipo (min 63). El central del filial pudo enseñar su capacidad de corrección.

Quedaba por ver el primer gol de la temporada de Rafinha, con un disparo que desvió un rival fruto de una conducción de Sergi Roberto. Ahora bien, las cuatro dianas encajadas no han esfumado la ilusión del Huesca, con ganas de regalarle una alegría a su afición. La velocidad de los centrales y los reflejos de Ter Stegen lo han impedido. Sería un tanto anulado a Sandro lo que pondría el punto y final a la ida de los dieciseisavos.

Volver arriba