fcb.portal.reset.password

Rafinha y Deulofeu jugando a pádel. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El filial cierra la Liga este domingo en Jerez con los deberes hechos y, coincidiendo con la última semana de fútbol, la gran mayoría de la plantilla ha vivido este jueves una jornada de recreo, al cambiar las botas por las raquetas. Así, el filial se ha desplazado a Gavà para disputar un particular campeonato de pádel. Sergi Roberto y Martí Riverola se han proclamado campeones. Acto seguido, el Barça B se ha reunido en un conocido restaurante de Castelldefels para comer.

No es la primera vez esta temporada que el Barça B cambia de deporte para liberar la tensión. El 16 de noviembre todo el equipo disfrutó de un día en el Karting El Vendrell, con una comida posterior en unas cavas cercanas. Más tarde, el 18 de abril, el conjunto azulgrana hizo una comida de fraternidad en la Antigua Fábrica Damm.

Diversión y distensión

El técnico Eusebio Sacristán ha explicado los beneficios de los cambios de rutina: "Es un ambiente más relajado en el que los chavales se divierten y conviven fuera de lo que es el ámbito profesional. Tenemos un trabajo que nos gusta, pero implica seriedad y responsabilidad, y eso nos va muy bien". Y seguía: "Durante la temporada hemos estado haciendo actividades exteriores que nos permiten hacer algo diferente a lo que hacemos cada mañana. Son actividades lúdicas que nos sirven para la dinámica de grupo".

Volver arriba