fcb.portal.reset.password

El Juvenil, en el partido contra el Málaga / FOTO: PEPE ORTEGA

El Juvenil A del FC Barcelona marcha de tierras andaluzas con la cabeza bien alta a pesar de haber encajado una derrota por 3-0 en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. Pero no está todo perdido, ya que los de Pep Muñoz aún les restan 90 minutos correspondientes a la vuelta, que se disputarán en el Miniestadi el próximo domingo (12.00 horas). Los azulgranas, tal y como han hecho en la primera parte, deberán imponer su juego y evitar que el Málaga encuentre espacios en la defensa.

Dominio sin éxito

Desde los primeros minutos, el Barça ha jugado con el juego de toque que le caracteriza. Esto ha permitido que los azulgranas tuvieran algunas ocasiones peligrosas de gol como la de Dongou, en el minuto 20, que ha acabado con el esférico a córner. Sin embargo, la sólida defensa del Málaga y la buena actuación del portero blanquiazul, no permitían que el balón entrara en la portería. Estos rechazos, con Pedro como referente del conjunto rival, los aprovechaban los malagueños para llevar a cabo el contraataque. De esta manera, Rafa Vicente ha conseguido marcar una diana en las postrimerías de la primera parte.

Dos goles más que dificultan la eliminatoria

El Juvenil A tenía esperanzas de marcar y empatar el encuentro de cara a la segunda parte. Sin embargo, ya desde el inicio de la segunda mitad, los malagueños han conseguido lo que gusta hacer el Barça habitualmente: hacerse con el control del balón. Con este tipo de juego, los blanquiazules han conseguido el segundo tanto, que ha sido anotado por Jandro. Finalmente, el capitán del Málaga, Álvaro, ha acabado marcando el definitivo 3-0 que pone cuesta arriba el camino del Juvenil para acceder a la final. En el último minuto, Dongou ha sido expulsado después de haber visto dos tarjetas amarillas y, por tanto, no podrá jugar el partido de vuelta de semifinales que tendrá lugar en el Miniestadi el próximo domingo a las 12 horas.

Volver arriba