fcb.portal.reset.password

Sorhaindo se ha proclamado campeón de Europa / FOTO: EHF-Pillaud

La selección francesa de balonmano ha levantado el título de campeón de Europa tras derrotar Dinamarca en la final por 42 a 31. La gran arranque de partido del conjunto galo les ha permitido llegar al descanso con siete goles de ventaja, y, aunque el anfitrión no ha rendido fácilmente, el combinado de Karabatic y Sorhaindo ha levantado la corona europea por tercera vez a su historia.

Salida de campeonato

La selección francesa ha hecho un inicio de partido espectacular. Aunque se enfrentaba al anfitrión del torneo, los franceses han mostrado su superioridad desde el pitido inicial. El conjunto que entrena Claude Onesta ha arrancado el partido con un parcial de 3-0 y dejó Dinamarca más de cuatro minutos con el marcador a cero. Los galos han llegado a ganar por nueve goles de diferencia (13-4, min 17) con Karabatic como uno de los jugadores más destacados y, al descanso, Dinamarca ha conseguido dejar la diferencia en siete goles (23-16), gracias a la empuje del ex azulgrana Mikel Hansen.

Francia defiende la ventaja

Dinamarca ha intentado la remontada en la segunda mitad, pero Francia no ha dejado ninguna opción para la sorpresa. Los anfitriones han llegado a ponerse seis goles por delante (30-24, min 42), pero Francia ha respondido con tres goles de forma consecutiva. En los últimos minutos Dinamarca ha tirado la toalla y finalmente Francia ha acabado ganando la final por 41 a 32.

Karabatic ha sido uno de los jugadores más destacados del partido con cinco goles; Noddesbo ha acabado con tres goles, mientras que Sorhaindo ha hecho dos goles.

España, medalla de bronce

La selección que entrena Manolo Cadenas ha derrotado a Croacia por un ajustado 29-28 y ha conseguido la tercera plaza del Europeo. El combinado español, que el año pasado se proclamó campeón del mundo, ha vuelto a conseguir una medalla en un europeo ocho años después. Los azulgranas Viran Morros, Tomás, Gurbindo, Entrerrios y Sarmiento volverán a Barcelona con la medalla de bronce colgada del cuello.

Volver arriba