fcb.portal.reset.password

Karabatic, contra el Rhein Neckar Löwen. FOTO: VÍCTPR SALGADO.

Las antiguas gestas en el Palau con el balonmano azulgrana de los años 80, los 90 o de la temporada pasada contra el Atlético de Madrid han añadido otro capítulo dorado este 2014 con la remontada del Barça sobre el Rhein Neckar Löwen en los cuartos de la Liga de Campeones. En un día de tristeza culé por la reciente muerte de Tito Vilanova, los hombres de Xavi Pascual han podido neutralizar el 38-31 de la ida a base de defensa, calidad ofensiva y orgullo. El pabellón barcelonista haría el resto sobre un guión permanentemente incierto, creando un auténtico infierno azulgrana. El clima de las grandes ocasiones.

Tanta era la tensión y los nervios sobre la pista que se ha tardado dos minutos y medio en inaugurar el marcador. Y ha sido Groetzki, por parte de los alemanes. Un doblete de Sorhaindo rápidamente pondría al Barça por delante. Los azulgrana se mostraban muy concentrados, pese a algún síntoma de precipitación. A cada golpe recibido les empujaba el Palau. O un Sterbik que desde el principio se ha erigido en un muro. Saltaban chispas sobre la pista e incluso Juanín ha sido excluido pronto por un rifi-rafe con Isaías Guardiola (4-2 , min 6).

El Rhein Neckar Löwen seguía apostando por la defensa 6-0 y por la agresividad que tan buen resultado le aportó en el primer duelo. Cada ataque se tenía que trabajar hasta la extenuación. Desde la creación hasta la definición ante un inspirado Landin. El Barça también cerraba bien, ofreciendo escasas opciones de contragolpe y anulando al temible Uwe Gensheimer. De entrada, el equipo ha disparado dos lanzamientos de penalti al palo como muestra de lo que costaba anotar. Rutenka era el culé más incisivo (7-5, min 14).

Pero no se podía desembarazarse el Barça de un rival rocoso, que ralentizaba el ritmo del encuentro. Hasta los instantes finales del primer tiempo parecía cómodo con la situación el Rhein Neckar Löwen (8-8, min 19). Los germanos incluso se adelantarían por segunda vez en el minuto 22 gracias al acierto de Groetzki (9-10). Un hecho que encendería a Karabatic. Los goles del francés, las paradas divinas de Sterbik, el apoyo inquebrantable del Palau y una contra sobre la bocina de Juanín dejaban un 15-11 para la esperanza en el descanso.

Otra diana de un aclamado Karabatic en la reanudación pondría definitivamente el miedo en el cuerpo de los alemanes y acercaba a la proeza a los catalanes (16-11, min 31). Una exclusión de Noddesbo oxigenó al Rhein Neckar Löwen. Crecía la emoción y subía la temperatura, con acciones para la polémica arbitral incluidas. Se sucedían las faltas de los alemanes y algunas de ellas se traducían en penaltis que Víctor Tomás se encargaba de ejecutar. Dos paradas del portero suplente Stojanovic frenaron momentáneamente el empuje barcelonista (17-14 , min 36).

La entrega de los hombres de Pascual era máxima. Luchaban como si les fuera la vida por cada balón. También el contrario se ejercitaba con todas sus fuerzas (19-15, min 41). Una de las claves en la remontada azulgrana sería el reparto del protagonismo. Y es que Entrerríos asumiría cuotas altísimas en la segunda mitad. Al lado de un omnipresente y cojo Sterbik. La distancia se había estabilizado en los 4-5 goles a favor del Barça.

Hasta que un contraataque culminado por Víctor Tomás ha colocado el 22-16 en el minuto 45. Quedaba un mundo y sólo un gol para la clasificación. Rutenka tuvo la opción ya, pero Landin la ha salvado y dos goles del Rhein Neckar Löwen volvían a complicar las cosas. Había que volver a remar. Un gol de Gorbok dejaba la misión casi imposible a falta de nueve minutos y obligó a Xavi Pascual a pedir un tiempo muerto como revulsivo (24-21, min 51).

El endurecimiento de la defensa y dos goles más de Entrerríos permitían volver a soñar al Palau (26-21, min 23). Y, ahora sí, Rutenka no perdonaba y ponía el 27-21 a falta de seis minutos y medio. A continuación Sterbik y la afición paraban un penalti alemán y un gol con el corazón de Víctor Tomás ensanchaba la diferencia a siete por primera vez (28-21, min 55). Quedaban cinco minutos de infarto. Y de éxtasis barcelonista.

Un nuevo gol a base de testosterona del capitán ha situado el 29-21 y comportó la exclusión de Gemsheimer.  Lazarov ampliaba la renta a nueve, mientras el Palau enloquecía de pie, pero el Rhein Neckar no bajaría los brazos y se colocaría a siete a falta de treinta segundos. Tuvo una última acción que, a falta de tres segundos interminables, no pudo concretar. El Barça se clasificaba así para la Final a Cuatro de la Liga de Campeones de Colonia por el valor doble de los goles en pista contraria. En este lugar, los milagros existen.

LA FICHA

FC BARCELONA, 31
RHEIN NECKAR LÖWEN, 24

FC Barcelona (15+16): Sterbik; Víctor Tomás (6, 3p.), Gurbindo (3), Sorhaindo (2), Raúl Entrerríos (3), Karabatic (7), Juanín (2) -siete inicial-, Morros (-), Rutenka (5), Noddesbo (-), Sarmiento (1), Lazarov (2, 1p) y Ariño (-).

Rhein Neckar Löwen (11+13): Landin, (Stojanovic); Groetzki (7), Petersson (4), Myrhol (1), Schmid (3), Ekdahl Du Rietz (2), Gensheimer (2) -siete inicial-, Isaias Guardiola (-), Manojlovic (-), Gorbok (5), Gedeón Guardiola () y Sigurmannsson (-).

Árbitros: Bogdan Nicolae Stark y Romeo Mihai Stefan.

Asistencia: 6.814 espectadores.

 


Volver arriba