fcb.portal.reset.password

Campeones de Europa en Berlín / GERMÁN PARGA-FCB

Wembley, por partida doble, París, Roma y Berlín. La capital alemana se ha añadido el 6 de junio de 2015 en el selecto elenco de ciudades idealizadas en los anales culés. En el Olympiastadion, ante una portentosa Juventus, cayó la quinta Liga de Campeones de la historia del Barça y, además, el segundo triplete, un hito único en el mundo futbolístico. Desde 2011 que no acariciaba la orejuda. Y se aferró a ella desde el principio, cuando Rakitic ha inaugurado el marcador. Eso sí, ha tenido que exteriorizar su fortaleza mental para, tras el empate de Morata, decidir en el tramo definitivo con dianas de Suárez y Neymar (1-3).

De Roma 2009, el Barça también ha emulado el comienzo. La Juventus salió muy intensa, presionando arriba la salida de balón culé. Cuando los de Luis Enrique lograban arrebatársela, entonces los de Allegri se replegaban. Fue en la primera acción atacante azulgrana, colectivamente excepcional, que el Barça se ha puesto por delante en el marcador. En el minuto 4. Messi la ha abierto a la izquierda, Alba la durmió para Neymar, que vio la entrada de un generoso Iniesta, pasador del gol de Rakitic.

Nada de especulaciones. Ambos equipos aparecieron vestidos de gala, como se merecía la cita. Aunque el 0-1 y la baja del líder Chiellini sembró de dudas la defensa italiana. En el minuto 13, una mano divina de Buffon salvó un gol cantado de Alves. Dominaba completamente e insistía el Barça, imponente y pletórico de confianza. Mientras tanto, la Juventus se encomendaba a la batuta de Pirlo y a la prodigiosa potencia de Pogba. El contragolpe era su esperanza, así como la recuperación en zona de creación culé.

Exigía la máxima concentración en todas las fases el campeón italiano. Desde la elaboración hasta la culminación. La vorágine inicial llevó a unos instantes de pausa, menos clarividentes del Barça. Los había desencadenado una Juve dura y con oficio. Crecía. El reto azulgrana era superar la presión adelantada del rival y en eso, Ter Stegen tenía un papel fundamental. El alemán estuvo tranquilo y preciso, transmitiendo seguridad a sus compañeros. Esquivado el primer bache serio, el Barça volvería a gobernar.

Otra mano providencial de Buffon estropeaba la diana de Suárez en la reanudación. Habían recuperado la finura los catalanes. Especialmente incisiva se mostraba su tripleta ofensiva. Parecía dispuesto a sentenciar el Barça cuando llegó un golpe inesperado. El empate de Morata en el minuto 54. Viva por su portero, la vecchia signora tenía ahora ventaja moral. El partido estaba roto. La cosa se había puesto fea y Messi ha centrado su ubicación para lograr más cuota de incidencia.

El '10' llevaría el peso del 1-2, en el minuto 68, con un eslalon y un disparo desde la frontal que Buffon no pudo blocar. El gol lo cazaría Luis Suárez. Héroe. Acto seguido, el árbitro anulaba otro ya celebrado de Neymar por mano. El Barça se desembocaba. Para reforzar el control, Luis Enrique introduciría Xavi, en su último partido de azulgrana (min 77). Cada balón se disputaba hasta la extenuación. Obligada a asumir riesgos como se veía la Juventus, el Barça amenazaba en matarlo a la contra.

Piqué la tuvo (min 80), y Suárez (min 84). Y es que el asedio del Barça a Buffon fue continuo, a pesar del sufrimiento de los últimos segundos. La final terminaría con el gol de Neymar en la última jugada. Finalizaba así la temporada 2014/15. Con triplete y éxtasis culé, con el eterno Xavi levantando la quinta Copa de Europa. De Berlín al cielo.


FC Barcelona lift the Champions League Trophy por fcbarcelona
Volver arriba