fcb.portal.reset.password

Una parada y otra y otra. Y así hasta 23. Gonzalo Pérez de Vargas ofreció un auténtico recital contra el THW Kiel y se convirtió en el héroe de la remontada (23-18). Dos semanas después de ser operado del dedo meñique de la mano, y después de haber jugado ya un rato en la ida, la afición azulgrana se rindió a su portero. Porque la actuación del canterano fue colosal, de las mejores que se recuerdan en un portero de balonmano en el Palau. Un auténtico muro que desesperó a un conjunto alemán que, a pesar del potencial ofensivo, sólo pudo hacer 18 goles.

La defensa era clave para lograr la remontada y Gonzalo sabía que tenía que estar acertado para ayudar al equipo. Con intervenciones de todo tipo, en las que la mano, el cuerpo o el pie eran protagonistas, o con dobles paradas y apariciones estelares en algún uno contra uno, el Barça creció al ritmo que marcó el portero de Toledo.

"El mejor del mundo"

Así pues, 23 paradas totales para catapultar al Barça hacia la Final Four de Colonia en una actuación inolvidable. Él era consciente después del duelo, y así lo expresó. "Me faltaba vivir un partido así. Es una de las tardes más increíbles que he vivido en el Palau. Son momentos indescriptibles que recordaré toda la vida y que siempre contaré", comentó.

Una sensación compartida con su entrenador, un Xavi Pascual satisfecho con todos sus hombres pero especialmente contento por su portero: "Es el mejor del mundo y lo ha demostrado. Es un animal competitivo y nos da una confianza tremenda".

Todo ello, para dotar de protagonismo merecido a Gonzalo Pérez de Vargas. Un héroe con camiseta verde que ya espera el siguiente reto: disfrutar en Colonia e intentar volver a Barcelona con el trofeo de campeones de la EHF Champions League. Si lo hace como contra el Kiel, todo será más fácil.


Volver arriba