fcb.portal.reset.password

Semana importante la que le espera a Ernesto Valverde. Y es que, en los próximos días, el técnico del FC Barcelona visita dos estadios muy especiales para él: el Nuevo San Mamés del Athletic Club, el próximo sábado 28 de octubre (20.45 horas), y el Georgios Karaiskakis del Olympiacos, el próximo martes 31 (20.45 horas). Dos escenarios que fueron su casa durante seis y tres temporadas, respectivamente, y de los que guarda "muy buenos recuerdos", así como "un gran afecto por su gente".

"Estoy expectante, porque será mi primera vez como visitante en ambos campos", asegura Valverde para los medios del Club, en una entrevista en la que ha abordado el tema.

Primero, el regreso a casa

Aparte de ser jugador, Ernesto Valverde se formó como técnico en las categorías inferiores del Athletic Club. La temporada 2003/04 cogió al primer equipo y se mantuvo al mando durante dos cursos. Tras su paso por el Espanyol, el Olympiacos y el Valencia, Valverde volvió a San Mamés, donde dirigió al Athletic desde la temporada 2013/14 hasta la 2016/17.

"Cada persona tiene un equipo de referencia y para mí es el Athletic", asegura, además de añadir: "Fui muy feliz como jugador y como técnico. No es fácil, especialmente como entrenador, porque siempre lo vives con la tensión de los resultados, pero estoy contento porque lo pude disfrutar".

Grecia, una gran decisión personal

También vivió dos etapas diferentes como entrenador del Olympiacos. La primera fue de un año, durante la temporada 2008/09, mientras que la segunda duró dos cursos, el 2010/11 y el 2011/12. Valverde dice que lo que más recuerda "fue el cariño de la gente de Grecia, aunque todavía no sé porque" y no duda en asegurar: "Lo que viví allí fue muy especial y, por ello, fue uno de los mejores aciertos de mi vida".

Si viajas a Atenas tienes que...

Y, coincidiendo con la visita del FC Barcelona a Atenas, el entrenador del FC Barcelona se ha atrevido a explicar qué se puede hacer en la ciudad. Valverde recomienda la Acrópolis y sus alrededores, así como también una visita al Partenón o un paseo por el barrio de Kolonaki. También aconseja llegar con tiempo al estadio del Olympiacos, el Georgios Karaiskakis, para disfrutar del ambiente. Evidentemente, la comida griega no puede faltar, como tampoco lo pueden hacer los pitxos si se viaja a Bilbao y al Nuevo San Mamés.

Volver arriba