fcb.portal.reset.password
Lionel Messi ha vuelto a exhibirse y ha liderado el triunfo que ha servido para voltear la eliminatoria

Lionel Messi ha vuelto a exhibirse y ha liderado el triunfo que ha servido para voltear la eliminatoria | MIGUEL RUIZ - FCB

No hay día en que Messi no salga elogiado tras jugar un partido. Es un auténtico orgullo y privilegio ser contemporáneo del mejor jugador de todos los tiempos. El crack argentino está en una versión absolutamente imparable. Camina firme Messi y si él lo hace también lo hace el Barça. Su liderazgo le ha servido este jueves al Barça para voltear la eliminatoria de los cuartos de final de la Copa ante el Espanyol (2-0).

Suárez y Messi encaran la eliminatoria

Desde el primer minuto se ha visto a Messi con ganas de sacarse la espina del penalti fallado en la ida. Y esto ha hecho temblar a los pericos, replegados principalmente detrás esperando un Barça que atacaba con cierto orden. El ambiente previo al partido hacía presagiar una gran noche de derbi en el Camp Nou. Y es que un derbi siempre es un derbi, pero además, se añadía el componente que los azulgranas tenían que remontar.

Amos y señores del balón no han dado ninguna opción a los pericos durante el primer tiempo. Rápido cuando era necesario, paciente cuando lo pedía el partido los culés sometían al conjunto de Sánchez Flores, que cuando aún no se había llegado a los diez minutos de juego Pau López ya recogía el primer balón de dentro de la portería. ¿El culpable? Luis Suárez. El uruguayo está en estado de gracia y tiene el gol entre ceja y ceja. Una diana al más puro estilo Suárez, rematando de cabeza en el segundo palo un centro de Aleix Vidal desde el extremo, precedida de una recuperación de Messi.

Veloz, hábil y virtuoso se mostraba como siempre el argentino, sorteando rivales sin parar, capaz de esconder una y otra vez el balón, incluso, hábil para robar un balón en el vértice del área con un disparo potente que, desviado por Naldo, ha superado Pau López. El 2-0 encaraba la eliminatoria para los azulgranas antes del descanso. Dos goles nacidos de las botas de Messi.

El paso por los vestuarios, sin embargo, ha hecho que el Espanyol, obligado a marcar un gol si quería evitar la eliminación, se atreviese a presionar más arriba la salida de balón azulgrana. No han llegado con demasiado peligro los de Sánchez Flores, pero conseguían trabar el partido a base de faltas. Cambiaría el contexto del partido. Y del dominio absoluto de los de Valverde se pasaría a un duelo de mucha lucha, contexto ideal para Paulinho, introducido por Valverde en el segundo tiempo. Pero para Messi no hay ningún guion que le distraiga y cuando el balón pasaba por sus pies, sufrían los pericos, contundentes a la hora de detenerlo, bien sorteados por la habilidad técnica y eléctrica del '10' azulgrana.

Debuta Coutinho

Ante todo ello, Valverde ha hecho debutar Coutinho con la camiseta azulgrana. El crack brasileño ha necesitado muy poco para demostrar su innata calidad. Bien colocado tácticamente dribló cualquier defensor blanquiazul, ha aportado desequilibrio y oxígeno al equipo y a punto ha estado, incluso, de contarse su primera asistencia en un centro que Pau López ha sido el protagonista parando una doble ocasión, rematada primero por Suárez y luego por Rakitic. El partido entraría en una fase complicada.

El Espanyol volcado al ataque en busca del gol que les diera la clasificación y el Barça, muy atento en defensa no se  ha dejado sorprender y ha podido cerrar la eliminatoria con un tercero si no fuera porque el palo ha vuelto a privar un gol a Messi. Ha sido una eliminatoria difícil, dura y contundente, pero bien resuelta por un Barça que ya espera rival en las semifinales por octava vez consecutiva por primera vez en la historia.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();