fcb.portal.reset.password

El tridente celebra el gol de Messi | MIGUEL RUIZ - FCB

Leo Messi es único. Y, cuando se entona, es imparable. El Sánchez Pizjuán lo ha sufrido en primera persona y, por fin, ha dejado de ser territorio inexpugnable para el Barça de Luis Enrique (1-2). La nueva exhibición del astro argentino lo ha hecho posible, con un gol importantísimo -el 500 de su carrera con el Barça- y una asistencia para Luis Suárez. Unas acciones que han dejado en nada la gran primera parte del Sevilla de Sampaoli, que ha puesto sobre el césped todas sus cualidades ofensivas en un duelo de alto voltaje y eléctrico, que no ha tenido pausa y que finalmente se ha acabado llevando un Barça capaz de recomponerse.

El Sevilla marca el ritmo

Los primeros cinco minutos del enfrentamiento ya han dejado muestras de lo que sería el partido: una gran intensidad, con el Sevilla ejerciendo una presión alta -especialmente durante la primera parte- y con el Barça intentando contrarrestar con el esférico la fortaleza de los de Sampaoli, empujados por su público. Y es que, de hecho, tanto Ter Stegen como Sergio Rico han hecho sus primeras intervenciones rápidamente, frente a las acciones de Vietto (min 1) y Suárez (min 2).

Un inicio trepidante que ha espoleado Al Sevilla, todavía fresco y más cómodo con el partido roto y con el juego de ida y vuelta. Vitolo ha marcado el primero, en un contragolpe y un uno contra uno ante Ter Stegen (1-0, min 15), mientras que Vietto ha tenido la oportunidad más clara para hacer el segundo, pero su disparo cruzado ha salido rozando el palo (min 32). Ante esto, el Barça ha intentado poner la pausa, pero no lo ha tenido fácil para frenar a los locales, peligrosos en ataque y rápidos en la ejecución durante prácticamente los primeros 45 minutos. Pero los de Luis Enrique han conseguido lo que querían antes del descanso, que no era otra cosa que el empate. Y lo han hecho gracias a Leo Messi, claro protagonista tanto en el 1-1 como en la remontada. Paso a paso, primero ha aprovechado un contragolpe iniciado por Denis Suárez y una asistencia de Neymar (min 42) para poner las tablas y conseguir cambiarle la cara al partido.

El repertorio de Messi, a escena

Porque el gol del argentino no ha hecho bajar el alto ritmo del enfrentamiento, pero sí que ha cambiado el color de la balanza, con un Barça diferente, que poco a poco ha conseguido pasar a ser el dominador. También porque, tras el paso por vestuarios, el desgaste físico ha afectado más al Sevilla que al Barça, aunque los de Sampaoli no han bajado los brazos. A pesar de todo, con más táctica y técnica que no velocidad y frenesí, el Barça ha sido mejor y no ha perdonado.

Ha tenido a tocar el segundo en varias ocasiones antes de que Suárez marcara el 1-2. Todas, de la mano de un Leo Messi estelar. Primero ha avisado en una acción de combinación entre Neymar y el argentino (min 46), pero las más claras han llegado un par de minutos más tarde. La primera, en una buena contra que ha iniciado Denis, que ha continuado Suárez, que ha rematado Messi y que ha rechazado Rami 'in extremis' (min 52). La segunda, en una dejada de espuela de Denis hacia Messi, que ha probado una volea que ha hecho lucirse a Sergio Rico (min 53). La tercera, la más brillante, en una acción individual en la que se ha deshecho de tres rivales y ha disparado rozando el larguero (min 59). No ha tardado, pero, en llegar el premio a la insistencia del argentino. No ha sido en forma de gol, pero sí de asistencia en diagonal hacia la llegada de Suárez, que ha batido a Sergio Rico para darle la vuelta al marcador (1-2, min 60).

Otro aire

Sin la angustia del electrónico en contra, el Barça se ha mostrado mucho mejor en la recuperación y ha encontrado más líneas de pase, que han hecho daño a un Sevilla que no ha encontrado tanto espacio para combinar. Con todo, el 1-3 ha estado más cerca que el 2-2, aunque la falta de acierto en el último remate y Sergio Rico, espectacular, han mantenido vivo al Sevilla. La parada más lucida, en un remate a bocajarro de Suárez, tras el enésimo pase de Messi (min 72).

Mientras tanto, los de Sampaoli han apurado sus opciones, pero la consistencia defensiva azulgrana y el desgaste físico local han pesado más. Un cabezazo de N'Zonzi en la salida de un córner, que se ha marchado desviado por poco, ha sido la acción local más clara (min 74). Con más corazón que acierto, el Sevilla ha buscado el empate y Neymar ha aprovechado los espacios para correr. El brasileño, ya en el descuento, ha tenido el tercero, pero de nuevo Sergio Rico ha detenido su remate (min 92). Una sentencia que, finalmente, no ha hecho falta, porque los tres puntos han acabado volando igualmente hacia Barcelona, ​​después de mostrar, de nuevo, una capacidad de reacción brutal, esta vez antes del tercer parón por compromisos internacionales y en un estadio donde todavía no se había escapado ningún punto.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();