fcb.portal.reset.password

La plantilla celebra el primer título de la temporada. | MIGUEL RUIZ-FCB

Con rotundidad y celebrando títulos. Así comienza la temporada 2016/17. La duodécima Supercopa de España de la historia del FC Barcelona deja buenas sensaciones en un equipo que mantiene el instinto ganador. El Sevilla -club ante el cuál ya se ganó una Supercopa de Europa y una Copa del Rey el curso pasado- ha vuelto a ser la víctima de la efectividad azulgrana, de un Barça de Luis Enrique que mantiene su estilo de juego y que ya suma ocho celebraciones. En las altas horas nocturnas en que se ha jugado el partido este miércoles, se ha hecho bueno el 0-2 de la ida y se ha ganado con un 3-0 rotundo. Los verdugos de los andaluces han sido Arda Turan, con un doblete y asumiendo el rol de delantero, y Messi, omnipresente y admirado sobre el césped y en la grada.

Jugando con el 0-2 de la ida, el Barça ha mostrado un respiro más aliviado, una libertad que no tenía un Sevilla obligado a remontar. Esta ventaja ha sido más positiva para un conjunto de Luis Enrique que ha buscado el triunfo desde el primer minuto, yendo a presionar y forzar el error de Sergio Rico, portero de un Sevilla atrevido pero sin capacidad de generar excesivo peligro.

El Sevilla, también con un planteamiento ofensivo y con novedades como Ben Yedder y Correa delante, se ha topado con Bravo en la primera ocasión y entonces ha sucumbido ante un conjunto azulgrana que juega de memoria. Y eso que Luis Enrique ha situado sobre el césped los cuatro fichajes del verano -todos ellos han mostrado síntomas de buena adaptación-, dejando hombres como Piqué, Sergi Roberto y Luis Suárez en el banquillo. Messi, sin embargo, siempre está.

Cuando se ha llegado a los diez minutos de juego, el argentino ha vuelto a ejercer su capacidad de asistente. Desde el balcón del área ha dado toda la ventaja a Arda Turan para entrar dentro de la zona de peligro y rematar cruzadando el balón al fondo de la red. Con el gol en el marcador y Messi haciendo de las suyas, los de Sampaoli se han quedado sin opciones de remontar. La desesperación andaluza ha llegado cuando Bravo se ha estirado de manera excelente para detener un penalti a Iborra -por manos de Umtiti- y cuando una pelota de Mercado al larguero ha enviado a los jugadores hacia el vestuario.

Y justo después de volver al césped, Arda ha cumplido de nuevo con el gol. El turco ha sido muy inteligente para rematar un balón dividido más allá del área, perdido por la voluntad del Sevilla de salir jugando con el balón en los pies. Con el 2-0 y ya superadas las doce de la noche, aún quedaba mucho espectáculo para ver. Messi ha sorprendido a los 71.000 espectadores y a la defensa del Sevilla con un gol de cabeza, rematando con suspense un centro de Digne que cualquier otra persona de su altura no sería capaz de culminar.

El cuarto gol de la noche se ha continuado buscando con insistencia mediante Munir o el propio Messi, mientras que las incorporaciones de Jordi Alba -primera aparición este curso-, Rakitic y Samper han dado aire fresco a una plantilla que afronta el inicio de la Liga 2016/17 con una sonrisa. Y con Messi levantando títulos.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();