fcb.portal.reset.password

Leo Messi se abraza con Suárez, bigoleador contra el Espanyol | Miguel Ruiz - FCB

El derbi catalán de Primera se queda en el Camp Nou. Así lo ha querido un FC Barcelona que sigue en constante ascenso, con un triunfo ante el Espanyol (4-1) que no sólo permite presionar al líder, sino que ha llegado en una nueva noche mágica protagonizada por Leo Messi, que no se cansa de ser el mejor. El argentino ha dejado en nada la fortaleza defensiva que ha ido arrastrando el Espanyol en las últimas jornadas de Liga -con nueve partidos imbatido y un gol encajado en los últimos seis enfrontaments- y ha sido clave en la victoria de un Barça que ha dominado desde el inicio hasta el final. Luis Suárez, con un doblete, Jordi Alba y el propio Messi han sido los protagonistas del 4-1 que ha decidido el último partido de Liga de este 2016.

Porque con un centro del campo liderado por un Iniesta mágico y un tridente muy activo, combinado con la concentración defensiva, los de Luis Enrique han llevado el peso del juego. Con precisión y rapidez en los metros finales, el peligro del Barça ha sido más elevado que el de un Espanyol que, durante la primera mitad, sólo ha tenido un disparo de Caicedo que ha acabado en córner (min 8) y un disparo alto de Javi López desde el interior del área (min 36).

En el otro lado del campo, sin embargo, la ofensiva azulgrana sí ha presionado. Messi ha sido el primer azulgrana en avisar, con un remate que ha rozado el palo tras un contragolpe liderado por Suárez (min 6). Pero el propio futbolista uruguayo no ha perdonado en la primera oportunidad que ha tenido y ha abierto la lata en el Camp Nou. Todo ha comenzado, pero, en una recuperación de Mascherano en defensa y con un pase en largo de Iniesta para Suárez, que ha encarado a Diego López antes de hacer el primero (1-0, min 17). Una jugada en la que todas las líneas del juego han funcionado a la perfección y que ha terminado de asentar al Barça sobre el terreno de juego. Porque al gol le han sucedido una serie de buenos minutos que podrían haber acabado con el segundo de los azulgrana antes del descanso. La acción más clara, en una buena jugada colectiva del Barça que Messi ha enviado fuera con un disparo demasiado cruzado (min 29).

Messi hace enloquecer al Camp Nou

Los azulgrana han continuado marcando los 'tempos'. Podrían haber marcado el segundo rápidamente, ya que nuevamente Messi lo ha tenido en un disparo desde fuera del área (min 49), mientras que Suárez se ha topado con el cuerpo de Diego López (min 50), que ha salvado el 2-0 pero que en la misma jugada se ha lesionado y ha tenido que ser sustituido por Roberto.

Pero esta sentencia, que se ha hecho esperar un poco más, ha llegado en dos auténticas maravillas de un Leo Messi que no ha marcado ni el 2-0 ni el 3-0, pero que ha sido el artífice de que el Camp Nou se pusiera de pie. Primero, cuando ha arrancado la moto, se ha deshecho de cuatro rivales en la frontal del área y ha probado un disparo contra Roberto que Suárez se ha encargado de transformar (2-0, min 67). Después, en una nueva jugada estratosférica del '10' que ha dejado clavado a tres rivales más y que Jordi Alba ha aprovechado para sentenciar (3-0, min 69).

Este resultado ha sido una losa demasiado grande para el Espanyol, que pese a marcar en la primera ocasión que ha tenido de esta segunda mitad, a través de las botas de David López (3-1, min 79), ya no ha hecho tambalear el triunfo azulgrana. El que no ha frenado, sin embargo, ha sido Leo Messi, que ha querido poner la guinda a su actuación con el 4-1 final (min 89), que ha llegado con un toque sutil, tras una pared con Suárez, y ha dejado los tres puntos en el Camp Nou. Porque la magia del '10', esta noche, ha valido un derbi. 

Volver arriba