fcb.portal.reset.password

Messi recibe la presión de Raúl García en una acción del partido | MIGUEL RUIZ - FCB

El Barça no ha podido estrenar el año con victoria en la noche de Reyes y ha perdido ante el Athletic Club en San Mamés (2-1). La buena reacción de los azulgranas en la segunda mitad y un gran gol de Messi de falta han sido claves para mantener la eliminatoria abierta de cara a la vuelta de la próxima semana en el Camp Nou.

Que el partido no sería fácil lo sabían los jugadores de entrada. Y es que visitar San Mamés siempre implica dificultad. El Athletic ha salido con mucha intensidad desde el primer minuto con una presión asfixiante que no dejaba a los azulgranas salir con el balón controlado con comodidad. Lo intentaban, sin embargo, a través de Iniesta y la velocidad de Neymar Jr. Los dos hombres más activos del Barça durante los primeros 45 minutos. A pesar de tener el control tímidamente, lo cierto es que costaba llegar con claridad al área vasca. Sería un partido de remar y de saber cómo encontrar los espacios que dejaba el Athletic con su presión.

Un Athletic intenso se avanza

La primera ocasión más clara del partido la ha tenido Piqué tras un centro de Messi. Una jugada que pudo acabar con penalti, tras chocar con Iraizoz. Con todo, una pérdida azulgrana en la zona del centro del campo, ha propiciado un contragolpe rápido de los de Valverde que ha acabado rematando Aduriz para poner el 1-0. Se avanzaba el Athletic, que ocho minutos después ha recuperado un balón en zona de tres cuartos y Williams ha enganchado un disparo potentísimo a la escuadra sin que Ter Stegen pudiera hacer nada. Con el 2-0 el partido perdería continuidad y los vascos jugaban al límite. En una de estas acciones, Aduriz pudo ser expulsado por una agresión a Umtiti. Se complicaba el partido y la eliminatoria y el Barça se tenía que poner el mono de trabajo. Sin poder trenzar jugadas largas, el Barça se encomendaba a la velocidad y el desequilibrio de Neymar Jr, que antes del descanso, ha caído dentro del área en una acción que debería haber sido penalti.

Genialidad de Messi y dominio azulgrana

La misión del Barça tras el descanso era clara. Buscar un gol lo más rápido posible para conseguir un mejor resultado de cara a la vuelta. El paso por los vestuarios ha ido bien a los azulgranas, que han salido con las ideas más claras de cómo poner en dificultades al Athletic. Neymar Jr ha vuelto a desequilibrar y Messi se ha disfrazado de Rey Mago para marcar el primer gol del Barça en San Mamés con un excelente disparo de falta. El gol ha activado el Barça que ha pasado a dominar el partido de manera clara y ha llegado con más peligro en zona ofensiva. Sobre todo, gracias a las cabalgatas del tridente que han traído de cabeza a la defensa bilbaína durante el segundo tiempo.

Neymar Jr era de los más insistentes y no ha parado de recibir faltas. En una de estas Raúl García ha recibido la segunda amarilla. Se quedaba con 10 hombres el Athletic. Sufrían los de Valverde que se dedicaban a aguantar el marcador. En este contexto, el Barça creaba muchas acciones de peligro. Sobre todo, a través de la magia de Messi que ha podido empatar tras una genialidad en el área pequeña. Los vascos seguían jugando al límite y con mucha intensidad y de nuevo Neymar Jr, omnipresente durante todo el partido, ha recibido otra entrada que ha hecho que Iturraspe viera la segunda amarilla.

Era un monólogo del Barça. Y más aún, cuando los de Valverde se han quedado con nueve jugadores. Era un auténtico vendaval azulgrana. El Athletic se defendía con todo en el área y el Barça tocaba y tocaba alrededor del área. Tocaba insistir y persistir. Merecía el Barça el gol del empate y el público de San Mamés empujaba a su equipo poniendo presión. Pero la suerte no se alinearía con los azulgranas que en el último segundo del partido, Messi a la salida de un córner ha enviado un disparo al palo. Al final, derrota por la mínima en San Mamés, pero el gol crack argentino hace que la eliminatoria se mantenga viva y quede todo abierto de cara a la vuelta de la próxima semana en el Camp Nou.

Volver arriba