fcb.portal.reset.password

Los jugadores celebran con alegría la 28a Copa de la historia / MIGUEL RUIZ - FCB

El FC Barcelona ha revalidado la Copa del Rey. Al igual que había revalidado la Liga. Otro doblete para la historia del Club, y conseguido de forma heroica. Y es que los de Luis Enrique han levantado la 28ª Copa del Rey tras imponerse en un partido lleno de contratiempos y que se ha decidido en la prórroga. Otra noche de gloria para un equipo ganador. El Barça ha jugado una hora en inferioridad numérica tras la expulsión de Mascherano, y Luis Suárez ha caído lesionado al inicio de la segunda parte. Pero en el tiempo extra, Jordi Alba ha sorprendido a todos abriendo el marcador, y Neymar Jr, cerca del pitido final, ha sentenciado la victoria.

Al contrario que ocurrió en el duelo inaugural de la temporada, el que la cerraba ha comenzado de lo más igualado y con los dos equipos muy prudentes. Barça y Sevilla se han alternado el dominio, las ocasiones han llegado con cuentagotas, y ambos equipos se han exigido el máximo en el aspecto físico. Suárez ha chutado desviado, Ter Stegen ha sacado la mano en un centro-chut sorprendente y Messi lo ha probado de córner directo. Todo antes de la media hora.

Un contratiempo tras otro

Con la igualdad sobre el césped, en las gradas se disputaba una final paralela entre las dos aficiones. Superada la media hora, sin embargo, una jugada ha sacudido el partido. Mascherano ha cometido una falta sobre Gameiro al borde del área y el árbitro le ha expulsado. Con casi una hora de final por delante, el Barça se quedaba con un efectivo menos. En el lanzamiento de falta, además, Ter Stegen ha salvado un gol que hubiera calcado aquella primera jugada de la Supercopa de Europa. En el otra área, Piqué se ha acercado al gol con un remate de cabeza ajustado. El panorama había cambiado, y Luis Enrique ha movido ficha en el descanso.

Con la entrada de Mathieu por Rakitic durante el descanso, el Barça ha reestructurado su defensa, mientras que el Sevilla, con superioridad, ha adelantado líneas al arrancar el segundo tiempo y ha puesto el miedo en el cuerpo al Barça con un disparo de Banega el poste. Pero las malas noticias para los de Luis Enrique no habían terminado. Y es que Luis Suárez ha tenido que irse sustituido por Rafinha debido a una lesión muscular. Con un hombre menos y con el máximo goleador de esta temporada fuera de combate, el partido exigía una heroicidad.

Sufrimiento con premio final

Durante muchos minutos el Barça ha tenido que sufrir de lo lindo. En inferioridad, la defensa ha tenido que multiplicarse para evitar los sustos sevillistas. Sin embargo, en ningún momento ha renunciado al ataque, y Messi lo ha probado con un disparo de falta. Ha habido cambio de papeles sobre el césped, pero la magia de Iniesta ha aportado sensación de peligro. Después de un arbitraje permisivo durante gran parte del encuentro, ya en tiempo de descuento se han igualado las fuerzas numéricas. Éver Banega ha visto la roja por una falta sobre Neymar Jr cuando el brasileño encaraba al portero, y en el lanzamiento de la falta Sergio Rico ha evitado el gol de Messi. Todo quedaba por decidir en la prórroga. Como en aquella final de Supercopa europea, ya lejana, en Tblissi.

A diferencia de aquel día, sin embargo, no ha sido necesario esperar mucho para celebrar el gol tan esperado. Y para sorpresa de todos, ha sido obra de Jordi Alba, que no había marcado ningún gol esta temporada. Cuando más falta hacía, el lateral ha aparecido para recoger una asistencia precisa de Messi y hacer estallar la alegría en la grada culé. Con el 1-0, el Barça podría haber sentenciado en numerosas ocasiones, con Messi, Piqué, Alves y Neymar Jr como protagonistas. Los minutos han ido pasando con dominio total de un Barça aligerado, y el '11' culé, justo antes del pitido final, ha puesto la guinda al pastel y al doblete, de nuevo con asistencia del mejor jugador del mundo. La fiesta y celebración ha vuelto a teñirse de azulgrana y Andrés Iniesta ha levantado la 28ª Copa del Rey de la historia del Club.

Iniesta, el mejor del partido

Una vez terminada la final, Andrés Iniesta ha sido nombrado Mejor Jugador del partido. El capitán del Barça, que ha sido el encargado de levantar el trofeo en el Vicente Calderón, ha firmado un partido magistral, sobre todo en la segunda parte. El manchego ha liderado al equipo en los momentos claves con su magia habitual, y ha sido reconocido por el público con el galardón de MVP.

Volver arriba