fcb.portal.reset.password

Rakitic celebra el 1-0 / GERMÁN PARGA-FCB

El Barça le ha vuelto a ganar la partida al Manchester City y se ha clasificado brillantemente para los cuartos de final de la Liga de Campeones en un Camp Nou de gala. La cuarta victoria en un año ante los ingleses se ha forjado en una primera mitad excepcional de los azulgrana, liderados por un Messi de escándalo y con Rakitic de goleador. Una noche de porteros. Y es que sólo el desacierto en la definición y la actuación formidable Hart han mantenido con vida casi hasta el final al City, que falló un penalti a falta de un cuarto de hora y se rindió.

De entrada, condicionados por el 1-2 de la ida, se ha visto seguramente a los citizens con más ganas de balón de todos los duelos con los azulgrana. La posesión era discutida. Las transiciones del Barça eran rápidas y verticales. Como siempre, cuando entraba en acción su tridente ofensivo era sinónimo de peligro. De hecho, sólo tardó cinco minutos en poner en vilo a Hart con un disparo de Neymar al palo tras una recuperación de Alves en la frontal. A continuación, una combinación preciosa a nivel colectivo la neutralizaba el portero inglés ante Messi.

Era un escenario interesante para el Barça, a pesar de la amenaza invisible pero real -especialmente con las galopadas de Touré- del City. Mientras tanto, Messi se seguía acercando al gol con dos lanzamientos de falta a la parte superior de la red. En el minuto 31, el extraterrestre azulgrana arrastró rivales a la derecha y en el momento oportuno giró el esférico hacia la izquierda, donde entraba solo Rakitic y definía con categoría por encima de Hart.

Al City, duro y cargado de tarjetas, le afectaría el 1-0. A continuación se sucederían las oportunidades culés. Las dirigía un Messi legendario. Era un túnel, era un regate, era una asistencia imposible... Así minaba la moral del contrario, incapaz de detenerlo. Antes de terminar un primer tiempo monumental, el Barça se ha vuelto a encontrar con el palo en un remate de Suárez. Cortísimo el 1-0 del descanso por lo que se había vivido.

Segunda parte abierta

Quería más al Barça. La avalancha culé siguió en la reanudación y Hart tuvo que hacer tres intervenciones más en los tres primeros minutos de la segunda parte. Como en la ida, el City sobrevivía gracias a su portero. A todo o nada, Pellegrini había introducido a Navas en la derecha y estiró a sus hombres. El primer gran susto de los azules fue un robo de Agüero a Ter Stegen fuera del área que la impecable defensa local salvó. Ahora sí, los visitantes empezaban a rondar los dominios del alemán.

En estas, con espacios, el incansable Suárez se plantaba ante Hart y disparaba al lateral de la red. Ha originado una explosión futbolística, ya que a continuación Navas hacía pasear el balón por el área pequeña y, en el contragolpe, Messi estuvo cerca del segundo (min 65). Se había descontrolado el encuentro. Estaba precioso. Y de infarto. Porque el portento Touré también se estrellaba con el lateral de la red. La respuesta, un gol anulado a Jordi Alba por fuera de juego (min 70).

La última bala del City sería el delantero Bony por un ovacionado Touré. Justo después de que Hart detuviera otro uno contra uno a Neymar, Ter Stegen le paró el penalti a Agüero. Una locura. Aquí se rendiría el City. Ya sólo le quedaba Hart, decidido a continuar su memorable exhibición hasta el final. A pesar de él, el Barça estará en los cuartos. Y ahora, el Clásico.

Volver arriba