fcb.portal.reset.password

Minuto 86 del partido entre el Barça B y el CD Alcoyano. El electrónico reflejaba el 0-1 desde el minuto 52, con el gol de David Torres. Un resultado que colocaba provisionalmente a los alicantinos como líderes, por encima del Barça B. Pero una falta que recibió Mujica en la frontal del área lo cambió todo. Porque Gerard Gumbau la clavó por toda la escuadra e hizo el 1-1 que mantiene el liderato en el Miniestadi.

Hasta aquí, lo que ya se sabía, pero este gol tiene su historia. El protagonista, Vítor Borba Ferreira, más conocido como Rivaldo, que fue jugador del Barça desde 1997 hasta 2002. Y es que días atrás el brasileño había visitado un entrenamiento del Barça B -tanto el técnico Gerard López como el preparador de porteros, Carles Busquets, habían jugado con él en el Barça- para compartir algunos consejos con los chicos del filial azulgrana. La mejor manera de hacerlo, sirviendo de ejemplo. Rivaldo demostró conservar intacta su calidad y, a pesar de asegurar "hacer mucho tiempo que no pico faltas", todas las que probó fueron bien dirigidas. Unas lecciones que fueron aplicadas por los jugadores del equipo de Gerard López, que pasaron un buen rato poniendo a prueba lo aprendido sobre el mismo césped de la Ciudad Deportiva.

También Gerard Gumbau, el otro protagonista de la historia: "Es un privilegio poder tenerle aquí. Y, encima, que te dé consejos para picar las faltas. Intentaré coger lo que me ha dicho para mejorar". Y así lo hizo. Contra el Alcoyano, el jugador del Barça B aplicó a la perfección todo lo que había practicado con el maestro Rivaldo días antes. Y el gol de falta directa fue el mejor premio para todos.

Volver arriba