Imagen de la primera camiseta del FC Barcelona

La primera camiseta del FC Barcelona

Hace más de cien años que los colores azul y grana viven unidos en las camisetas de los deportistas del FC Barcelona, por eso el club es también conocido como el equipo azulgrana. Son colores que siempre han estado presentes en la indumentaria del equipo, especialmente en la camiseta. En cambio, los pantalones fueron de color blanco durante los diez primeros años de historia del club, después negros, y desde la década de 1920, azules.

Pero más allá de la identificación del Barça con los colores azul y grana, es lógico preguntarse si dichos colores fueron fruto de una elección específica, y si dicha elección perseguía algún motivo en concreto. Son varias las teorías que circulan en relación a esta elección, aunque en este momento no hay ninguna que esté lo bastante contrastada como para considerarla válida. Como es natural, todas las teorías tienen que ver con los propios orígenes de los fundadores del club. Por eso, por ejemplo, se especuló con que los colores azul y grana ya se encontraban en un club de fútbol suizo fundado anteriormente por Gamper, o que pertenecen al cantón helvético de donde procedía el fundador. Ahora sabemos que estas hipótesis no son ciertas.

En cambio, siguen siendo hipótesis no demostradas todas las que afirman que los fundadores se inspiraron en los colores de los lápices de contabilidad que se utilizaban en la época, que tenían un color en cada extremo, precisamente el azul y el rojo. U otras teorías aún más prosaicas, como la que sostiene que la madre de los hermanos Comamala distribuyó fajas azules y rojas para que aquellos jóvenes jugadores se pudieran distinguir, cuando aún no tenían uniforme.

Como apuntábamos al principio, ni éstas ni otras teorías han podido explicar adecuadamente por qué el Barça utilizó, desde un buen comienzo, los colores azul y grana. Unos colores, pues, intensos y enigmáticos.