El 'Dream Team' celebra la conquista de la Copa de Europa en Wembley. | ARCHIVO FCB

Johan Cruyff, en el banquillo con uno de sus Chupa Chups. | ARCHIVO FCB

El equipo celebra la tercera Recopa de Europa sobre el césped de Berna. | ARCHIVO FCB

La despedida de Migueli se produjo el 5 de septiembre de 1989. | ARCHIVO FCB

El 19 de mayo de 1991 se logró la primera Copa de Europa de balonmano. | ARCHIVO FCB

El 20 de mayo de 1992 Ronald Koeman marcó el gol de la victoria en Wembley. | ARCHIVO FCB

Los transistores fueron grandes protagonistas en las últimas jornadas de Liga en 1992, 1993 y 1994. | ARCHIVO FCB

A partir de 1988, con Johan Cruyff como entrenador, volvieron el buen fútbol y los éxitos deportivos. La directiva que presidía Joep Lliís Núñez apostó por una serie de futbolistas que aportaron ilusión y espectáculo y que volvieron a llenar el Camp Nou.

El FC Barcelona consiguió encarrilar cuatro campeonatos de Liga consecutivos entre 1990 y 1994. La conquista de la Copa de Europa en 1992 marcó el punto culminante de esta etapa, recordada por el juego de toque, el afán ofensivo y el espíritu ganador de los jugadores de Cruyff.

Bautizado como el Dream Team del fútbol europeo, fue un equipo con nombres inolvidables, nombres que han hecho historia: Zubizarreta, Bakero, Begiristain, Laudrup, Koeman, Stoichkov, Romario, Eusebio, Navidad, Guardiola, Amor, Juan Carlos, Ferrer, Nando, Julio Salinas, Serna, Alexanco y Goikoetxea.

Todos, con el dúo Cruyff-Rexach en el banquillo, hicieron desvanecer viejos fantasmas del pasado y lograron que el Barça se convirtiera en una referencia mundial.

EL REGRESO DE CRUYFF

"Conozco el Club y no quiero que la historia se repita. Si queremos cambiar las cosas, hay que cambiar la historia”. Con estas palabras arrancaba la era Cruyff, marcada por un cambio de filosofía, tanto en el juego del equipo, que recuperaba el fútbol total de la Holanda de Rinus Michels, como en la gestión del vestuario, que recaía exclusivamente en el entrenador. Con Cruyff, el fútbol azulgrana vivió una época gloriosa. Una Copa de Europa, cuatro campeonatos de Liga, una Recopa, una Supercopa de España, una Copa y tres Supercopas de España es el impresionante palmarés del entrenador que importó los rondos a los entrenamientos.

LLEGA LA TERCERA RECOPA DE EUROPA

Berna, escenario de la fatídica final de la Copa de Europa de 1961, llevaría, ahora sí, suerte al barcelonismo. El 10 de mayo de 1989, acompañados de 25.000 aficionados desplazados a Suiza, Salinas y López Rekarte rubricaban un 2-0 ante el Sampdoria de Génova. El nuevo Barça de Cruyff levantaba la tercera Recopa de la Entidad. Después de muchos años de desencantos, la afición volvió a Canaletes y en la plaza de Santiago para festejar un éxito del primer equipo de fútbol.

LA DESPEDIDA DE MIGUELI

Migueli ocupa un lugar de privilegio en la historia del Club por haber sido uno de los hombres que más veces (668) han defendido la camiseta azulgrana. También es recordado por ser uno de los mejores defensas centrales que han pasado por el FC Barcelona. Su despedida fue el 5 de septiembre del 1989, en un partido en el que el Barça derrotó la selección de Bulgaria. Migueli vistió por última vez los colores que había defendido durante 16 temporadas junto a dos leyendas como Cruyff -que marcó un gol- y Rexach.

LA PRIMERA COPA DE EUROPA DE BALONMANO...

El Barça de balonmano, entrenado por Valero Rivera, ganó la primera Copa de Europa el 19 de mayo de 1991 ante el Proleter serbio, que cayó por 20-17 en un Palau lleno hasta la bandera, secándose así la desventaja de dos goles que se llevaba del partido de ida. La combinación de veteranos como Rico, Grado Sagalés y Serrano; de jóvenes promesas como Masip y Barrufet, y el mejor jugador del mundo, Vesselin Vujovic, obtuvo el resultado más deseado. Comenzaba así el dominio europeo del conjunto azulgrana, un equipo que año tras año figura entre los máximos favoritos a ganar todo.

...Y TAMBIÉN LA DE FÚTBOL

El sueño se hacía realidad el 20 de mayo de 1992 en Londres, en el estadio de Wembley, ante la Sampdoria de Génova. Y el rumbo de la historia del FC Barcelona cambiaría definitivamente. Instantes antes de saltar al césped Johan Cruyff dio las últimas instrucciones a sus hombres: "Salid y disfrutad". Se llegó a la prórroga con empate a cero. En el minuto 111 de partido un disparo potentísimo de Ronald Koeman de falta directa daba la primera Copa de Europa. 25.000 aficionados acompañaron al equipo en Wembley. Un millón de personas salieron a las calles de Barcelona a recibir a los campeones de Europa.

CUATRO LIGAS CONSECUTIVAS

La Liga era la asignatura pendiente del equipo de Cruyff, que ya había ganado una Recopa de Europa (1989) y una Copa del Rey (1990). Y el Barça cumplió. No sólo llegó una Liga, sino que encadenó cuatro seguidas (1991,1992, 1993 y 1994), las tres últimas ganadas en el último partido. Las imágenes de los futbolistas sobre el césped esperando el desenlace de los partidos de sus rivales directos forman parte del álbum de oro del Dream Team. Desgraciadamente, el ciclo triunfante se rompió las dos temporadas siguientes.