fcb.portal.reset.password

Foto de familia del Barça Lassa con los refugiados sirios. | FCB

El Barça Lassa visitó este domingo por la mañana, en Atenas, un centro de refugiados sirios. Una antigua escuela es el lugar en el que viven estos chicos y chicas de Siria, que recibieron una visita muy especial del primer equipo del Barça Lassa.

En este encuentro los jugadores interactuaron con los niños y niñas durante unos minutos, obsequiándoles con dos pelotas firmadas por todo el equipo, que fue recibido con gritos de 'Barça, Barça' y que entró en el recinto con el himno del Club sonando de fondo. Todos ellos no podían disimular la emoción de ver a los jugadores del Barça Lassa.

Este encuentro terminó con una fotografía de hermandad de todos juntos detrás una de las canastas de esta antigua escuela de un barrio de Atenas.

Joan Bladé, el líder de esta bonita historia

El pasado mes de marzo, Joan Bladé, directivo responsable de las secciones de baloncesto y balonmano del FC Barcelona y médico odontólogo de profesión, ayudó a solucionar el caso de Jacoub, un chico argelino que había sido torturado cruelmente y al que habían arrancado todos los dientes. Este chico terminó en un campo de refugiados en Lesbos. A partir de entonces y mediante una ONG de Barcelona, ​​el directivo barcelonista ha estado colaborando en un proyecto que puede dar cobertura dental a todas las personas refugiadas en Grecia que lo necesitasen.

Estos días, aprovechando que el equipo de baloncesto era en Atenas disputando el Torneo de Homenaje a Dimitris Diamantidis, el Club, con la figura de Joan Bladé a la cabeza, ha estado visitando varios campos de refugiados que hay en Atenas para valorar la situación. Entre ellos, un antiguo hospital y una antigua escuela que ahora sirven como lugar para acoger a todas estas personas. En estos asentamientos colaboran diferentes voluntarios que, de forma desinteresada, ayudan en temas tan importantes como la logística sanitaria o la alimentación, entre otros.

Fue precisamente en uno de estos centros donde Joan Bladé conoció Laila, una voluntaria que le contó que su padre fue el fundador y Vicepresidente actual de la Peña Barcelonista de Tánger. Tanto ella como su hermano le enseñaron el carnet de dicha peña barcelonista.

Así, en el último día, la expedición del Barça de baloncesto, una vez el entrenador y el capitán mostraron su predisposición, visitó a primera hora de la mañana del domingo, antes de partir de nuevo hacia Barcelona, ​​una antigua escuela donde estaba un numeroso grupo de niños y niñas refugiados.

Bladé considera que estas acciones tienen más relevancia cuando hay un Club tan grande como el Barça detrás: "La fuerza que nuestro Club tiene en todo el mundo se volvió a poner de manifiesto en esta visita. En los ojos de los niños podíamos ver la gratitud de nuestra visita que pese fue corta, porque no disponíamos de mucho tiempo, sirvió para arrancarles más de una sonrisa y devolverles por momentos la ilusión de que no tienen en muchos casos".

Además, el máximo responsable del baloncesto azulgrana también cree que "este tipo de acciones deben servir para seguir concienciando a la gente, para poder ayudar a todos estos refugiados, ya que a pesar de que a veces parece, porque se habla menos en los medios, que haya descendido, es todo lo contrario, sigue siendo un problema de primer orden a tratar y ayudar de la manera que sea. Nosotros sólo queríamos aportar nuestro grano de arena para apoyarlos".

Volver arriba