fcb.portal.reset.password

Luis Enrique se ha despedido del banquillo culé consiguiendo su tercera Copa del Rey gracias a la victoria ante el Alavés por 3-1 en la final disputada en el Vicente Calderón. Así pues, el técnico azulgrana se ha mostrado satisfecho por irse con "el deber cumplido" y firmar una trayectoria "intachable en la Copa". Además, ha expresado su satisfacción por poder dedicar la gesta a la afición: "El título es de todos, somos una gran familia. Hay muchas personas encargadas de ayudar en el rendimiento de los jugadores y eso significa que las cosas se han hecho bien". Además, ha remarcado que la afición "se ha dado cuenta del esfuerzo que han hecho los jugadores".

Analizando el desarrollo de la final, Luis Enrique ha asegurado que el rival "ha sido fiel a su estilo con juego directo y aprovechando jugadas a balón parado", en cambio ha remarcado que al Barça "le interesaba un partido con ritmo y pocas interrupciones". Sin embargo, el técnico ha tenido unas palabras de reconocimiento por la "profesionalidad de los jugadores a lo largo de los tres años" y cree que los nueve títulos conseguidos como entrenador son gracias a "la ambición de unos jugadores que pueden ganar todo lo que se propongan".

Haciendo balance de su etapa en el banquillo azulgrana, el asturiano ha explicado: "Me siento alegre porque he disfrutado muchísimo haciendo felices a los culés levantando títulos, eso me llena de orgullo". "Soy yo quién decide parar porque será lo mejor para mí y para los jugadores, ellos necesitan estímulos potentes e intensos. Nuevo títulos de 13 posibles son números muy buenos ", ha añadido.

Haciendo referencia a las actuaciones de los jugadores, ha calificado Messi de "extraterrestre", ya que "genera superioridades en cada acción del juego". "Es el número uno sin lugar a dudas", ha concluido. Finalmente, ha alabado el esfuerzo de Aleix Vidal afirmando que "se merecía la recompensa de jugar por todo el esfuerzo que ha hecho".

Volver arriba