fcb.portal.reset.password

Gol de Luis Suárez en Getafe / MIGUEL RUIZ-FCB

Un Barça dominador de principio a fin superó la visita de Getafe con un autoritario 0-2. Su juego tuvo continuidad, ambición, solvencia y muchas dosis de calidad. Maduró bien el partido hasta el 0-1 que tuvo una participación antológica de Sergi Roberto. Desde entonces el encuentro haría bajada para los de Luis Enrique, que se mantienen en la parte más alta con ocho victorias en diez jornadas de Liga.

El partido pudo decantarse ya en el primer minuto, si el Barça hubiera materializado una ocasión brillante. Se había sacudido la presión adelantada del rival con habilidad y con la explosividad de Sergi Roberto, que volvía. Pero el remate de Munir de chilena se escapó por poco. A partir de aquí y hasta la segunda mitad el Getafe se encerró, formando un embudo en el eje. Lo intentaba constantemente el Barça con un Sergio Busquets clarividente y un Neymar desequilibrante.

De un cambio de ritmo del brasileño nació el 0-1 en el minuto 35. Lo marcaba Luis Suárez con tranquilidad, pero el detalle de talento de la acción lo aportaba un pletórico Sergi Roberto, con un taconazo genial para habilitar al uruguayo. Un gol precioso y merecido. Y es que la primera parte fue un monólogo absoluto de los azulgrana, serios y cómodos en la circulación, si bien es cierto que les costó derrumbar el muro y generar oportunidades.

En la reanudación se olía el 0-2. Amenazaba el Barça los dominios del portero Guaita, con tanto anulado por fuera de juego de Munir incluido. Eso sí, el Getafe se había estirado ligeramente. En un córner de los madrileños (min 60), Bravo atrapó el balón, sirvió para Sergi Roberto y, tras una larga incursión, centró con precisión para Neymar, que definió el 0-2 con una volea con la izquierda. Otra diana vistosa con una intervención decisiva del '20'.

Acto seguido, reaparecía Iniesta en el puesto de Munir. Dotaba Luis Enrique de más control a su equipo, que seguía insistiendo. No tenía ninguna opción de entrar en el partido el Getafe. Busquets era el dueño de la medular y Neymar se exhibía. Ahora sí, Guaita salvaba una goleada mayúscula. Había espacios. Se asociaban con lucidez los visitantes, recubiertos de confianza por haber rubricado una de las actuaciones más completas de las últimas fechas.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();