fcb.portal.reset.password

Sandro ha sido el autor de uno de los goles del Barça / MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona se despide de la gira por tierras americanas con sensaciones contradictorias. Por una parte, ha ofrecido una buena imagen –sobre todo en el segundo tiempo- por tercer partido consecutivo, esta vez contra un Chelsea que el domingo arranca la competición oficial. Por otro, como ya ocurrió contra el United, con la impresión de que el resultado habría podido ser mejor que el 2-2 final que reflejaba el FedEx Field.

Dos buenos goles de Luis Suárez y Sandro han servido para darle la vuelta a la diana inicial de Hazard, pero no para asegurar el triunfo, que se ha escapado cerca del final, cuando Cahill ha empatado para forzar unos penaltis que han acabado condenando el Barça. El equipo vuelve ahora a casa.

De menos a más

Los primeros minutos de la cita en Washington han tenido un claro color 'blue'. Zouma, Matic y Óscar han avisado antes de la jugada individual de Hazard que ha supuesto el 1-0 para el Chelsea. Sufrían a balón parado los azulgranas, que también han recibido la mala noticia de la lesión de Douglas. Sergi Roberto ha ocupado su lugar en el lateral derecho en un equipo en el que Gumbau hacía de mediocentro, Busquets de interior izquierdo y Munir de extremo derecho.

El FC Barcelona ha mejorado con el paso de los minutos. Tras superar un nuevo susto, un lanzamiento de falta a la cruceta de Óscar, los culés han respondido con varias llegadas peligrosas. El principal generador de peligro era Luis Suárez, quien aportaba desequilibrio y asistencias. Sólo le ha faltado el gol, negado por un buen Courtois.

La progresión culé no se ha visto frenada por el tiempo de descanso. En la reanudación un rápido gol fantasma de Luis Suárez -Zouma ha sacado el balón cerca de la línea de gol- ha igualado el partido. Era el momento del Barça, que a pesar de introducir hasta ocho cambios en el minuto 60 ha seguido mandando contra un Chelsea que también jugaba con un once radicalmente distinto al inicial.

Uno de los culés titulares que seguía sobre el césped, Sandro Ramírez, sería el autor del 1-2. Una conducción de Rafinha ha acabado con el balón en los pies del '19', que ha definido a la perfección con un disparo al palo largo, imparable para Courtois. El FC Barcelona, de menos a más, daba la vuelta de esta manera a un partido en el que había empezado sufriendo mucho.

Se llegaba al tramo final de partido con la sensación de un Barça más fresco que los británicos. Ha sido el Chelsea, sin embargo, quien ha golpeado a cinco minutos del final para establecer el empate. Un balón dividido en el corazón del área culé ha acabado con el gol de Cahill, que se ha jugado el físico -ha terminado sangrando por la nariz- para firmar el 2-2 que conducía el encuentro a los penaltis.

El premio de la lotería final ha sido para un Chelsea infalible desde los once metros. Por parte azulgrana, en cambio, han marcado Iniesta y Sandro pero han fallado Halilovic y Piqué. Un final cruel para un buen Barça.

Volver arriba