fcb.portal.reset.password

El primer gol de Neymar en El Madrigal / MIGUEL RUIZ-FCB

El 30 de mayo el Barça afrontará su quinta final de Copa en siete años. El Rey de la competición se ha clasificado al imponerse de nuevo al Villarreal en la vuelta de las semis. El 3-1 de la ida y el 0-1 de Neymar en el minuto 3 han marcado decisivamente el devenir del partido. Sin embargo, para alcanzar el premio, el cuadro culé ha tenido que rehacerse de un doble golpe antes del descanso, cuando los de la Plana Baixa han empatado y ha perdido a Busquets por lesión.

El ambiente de gala del Madrigal ya se había enfriado súbitamente en el minuto 3. El duelo no podía empezar mejor para los intereses azulgrana: una asistencia divina de Messi la ha transformado en gol Neymar con un toque sutil ante Asenjo. El primer objetivo, pues, estaba cumplido en las primeras de cambio. Con el 0-1 tempranero, las prisas se han apoderado del Villarreal, mientras que el Barça jugaba con tranquilidad. Sofocaba la ilusión ‘grogueta’ a través de la posesión.

Se ha visto, indiscutiblemente, el Villarreal más ambicioso de los cuatro partidos que se ha enfrentado al Barça esta temporada. Ha frecuentado el área de Ter Stegen y ha dispuesto de ocasiones, como un disparo de Cheryshev desviado con el pie por el portero alemán (min 20). Sin embargo, actuaba con cierta comodidad al Barça. En el 26, Musacchio evitó la sentencia de Iniesta tras un centro de Messi que ya se puede considerar marca de la casa, calcado al del primer gol.

Doble bache

También Neymar ha tenido un interesante contragolpe neutralizado por Mario Gaspar justo antes del minuto fatídico. En el 40, el Villarreal empató por medio de Jonathan dos Santos. En la misma acción, Tomás Pina ha pisado el tobillo de Sergio Busquets, que ha tenido que retirarse en camilla por una lesión en el tobillo derecho. Los locales se han crecido y el descanso ha venido bien a los visitantes, helados por el doble impacto.

El Villarreal aparecería en la reanudación con más ganas de balón. El Barça replicaba con agresividad y no pasaba por demasiadas angustias. Y se alivió cuando Pina -de nuevo- vio la roja directa por una entrada aterradora a Neymar (min 65). Luis Enrique acababa de introducir a Xavi para potenciar el control. A partir de aquí no habría discusión. El Barça decantaría el juego en terreno ‘groguet’, el segundo tenía que caer por su propio peso.

Sería en el minuto 73. Un pase al espacio delicioso de Mascherano lo cazó Luis Suárez, que se dribló a Asenjo y firmó el 1-2 a placer. Conscientes de que aquí se había terminado la eliminatoria, los dos equipos reducirían las revoluciones. Eso sí, en las postrimerías, Neymar rubricaba la clasificación con el 1-3 de cabeza. La final de Copa ya estaba en el saco.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();