fcb.portal.reset.password

Trashorras, en el Camp Nou, en la temporada pasada / MIGUEL RUIZ-FCB

Convertido en un ilustre de la Liga, conviene recordar la influencia azulgrana en Roberto Trashorras. El gallego, de 34 años, jugó en las categorías inferiores del Barça entre 1996 y 2003. Llegó a debutar con el primer equipo en 2001. Sin continuidad, iniciaría un periplo que le llevaría por conjuntos como el Castilla y el Celta, hasta que en 2011 fichó por el Rayo Vallecano, donde ha alcanzado la plenitud futbolística y el respeto general.

Trashorras es el capitán y uno de los emblemas del fútbol asociativo y ofensivo que plantea el técnico Paco Jémez. Es nada menos que uno de los mejores pasadores de la Liga. Y su Rayo llegará al Camp Nou en una situación cómoda en la clasificación y con el reconocimiento unánime por su estilo.

¿Podríamos considerarle la extensión del entrenador Paco Jémez en el terreno de juego?
"Es verdad que llevo muchos años en el fútbol y unos cuantos en este club y con este míster. Es por eso que sé lo que quiere y lo que le gusta. Conocer cómo entiende el fútbol me ayuda a mí y de esta manera también puedo ayudar a los compañeros".

El técnico reveló que cuando llegó a Vallecas una de las primeras cosas que hizo fue conversar con usted. ¿Qué le dijo?
"Conocía mis cualidades sobre todo con el balón. Me dijo que quería que fuese importante, pero que tendría que hacer un esfuerzo defensivo y táctico porque nos gusta presionar arriba y ser intensos. Me pidió un plus y creo que lo he dado, me siento en uno de los mejores momentos de mi carrera, tanto en lo individual como en lo colectivo".Me siento en uno de los mejores momentos de mi carrera
¿Qué tiene el Rayo de lo que vivió y aprendió en las categorías inferiores del Barça?
"Mucho. La manera de entender el fútbol es similar. Con matices, claro. Buscamos tener el control, atacar y defender con el balón. Es evidente que tenemos nuestras limitaciones. De todos modos, ser un club pequeño no nos impide intentar jugar bien".

¿Qué influencia tiene su paso por la Masía en el futbolista que es ahora?
"Toda. Jugué ocho años en el Barça, en los que cumplí el sueño de debutar en el primer equipo. En las categorías inferiores aprendí unos valores que siempre me han acompañado".


Usted, que ha reconocido públicamente simpatía por el azulgrana, ¿qué siente cada vez que juega en el Camp Nou?
"Es especial. Nunca he escondido que entre el Barça y el Madrid me quedo con el Barça. Dejando claro que mi equipo es el Rayo y es el que quiero que gane siempre. Por tanto, el Camp Nou es siempre especial. También porque te reencuentras con gente con la que has vivido en la Masia, ex compañeros...".

Hasta ahora el Rayo se ha caracterizado por no variar su estilo atrevido ante los grandes. ¿Seguirá siendo así en el campo del Barça?
"Que no quepa la menor duda de ello. Siempre ha sido así contra el Barça, incluso el año pasado le robamos la posesión. Teniendo en cuenta la dificultad que supone, trataremos de ser un equipo valiente y que el Barça no tenga tanto el balón como de costumbre ni el control".La defensa de tres es una táctica que nos ha dado buenos resultados
¿Y qué piensan los jugadores rayistas cuando su entrenador les ordena jugar con tres defensas ante rivales de tanta entidad?
"Pues que no se defiende mejor por tener más gente detrás. Cuando el míster decide jugar con tres atrás nos da cosas buenas, como más posesión, porque acumulamos más jugadores en el centro del campo. Es cierto que hay más riesgos, pero a la vez nos ofrece más control. Es una táctica que nos ha dado buenos resultados".

El Rayo es el segundo equipo que menos empata de la Liga. ¿Lo firmaría en esta ocasión?
"Nunca antes de un partido se firma el empate. Por una razón: si piensas en empatar, nunca ganas y sólo pierdes. Nuestra mentalidad es la de ganar y hacer un buen partido. Todo el mundo sabe que, a priori, un empate es un buen resultado en el Camp Nou, pero nosotros empatamos poco, casi nada. Así que, sabiendo que es difícil, intentaremos vencer".

Volver arriba