fcb.portal.reset.password

Neymar Jr y Messi han firmado los goles de la victoria / MIGUEL RUIZ-FCB

Tres puntos más y una jornada menos para el FC Barcelona, que este sábado por la tarde se ha impuesto por 0-2 en el Power8Stadium. Dos goles de Neymar Jr y Messi en el primer tiempo han decidido un partido aparentemente cómodo ante un rival históricamente difícil como es el Espanyol. Que la sensación haya sido tal es mérito de un Barça que ha mostrado su mejor versión en Cornellà-El Prat para acercar un poco más el título de Liga, cuando sólo quedan cinco partidos por disputarse. Ni el hecho de jugar durante más de media hora con un hombre menos por la expulsión de Jordi Alba ha debilitado a un Barça que, tras exhibirse, ha tenido que mostrarse inteligente y práctico en el tramo final de partido.

Salida a todo gas

Han hecho falta unos pocos minutos para ver cómo se desarrollaría el partido. El FC Barcelona ha salido a todo gas y ha disfrutado de dos buenas ocasiones en los primeros cinco minutos. Ahogaban los de Luis Enrique al Espanyol en su propio campo. Dominador, el conjunto azulgrana tocaba sin prisa pero sin pausa en territorio 'periquito', generando una nueva clara ocasión en el minuto 11. En el 17 no perdonaría Neymar Jr tras una brillante triangulación entre Messi, Alba y Suárez, que ha engañado a toda la defensa local con una finta que ha servido para dejar pasar el balón hacia el brasileño. Mucha clase.

La ventaja en el marcador no ha frenado a un Barça imponente e inconformista. Una nueva asociación, ahora entre Suárez e Iniesta, ha acabado con el gol de Messi, que ha definido entre el palo y Casilla para firmar el 0-2. Era únicamente el minuto 25 de partido, pero el resultado era más que justo -por no decir corto- para los méritos exhibidos por parte de unos y otros. De hecho, el primer y único remate del Espanyol se ha producido en el minuto 27, cuando Caicedo ha enviado un disparo a las nubes. El primer tiempo había sido un monólogo culé.

Expulsión de Jordi Alba

Las intenciones del Espanyol han sido mejores en el segundo tiempo. Más intenso, el equipo de Sergio González ha tratado de recortar distancias por la vía rápida. El FC Barcelona, sin embargo, ha impedido que se repitieran las sensaciones del Sánchez Pizjuán. A pesar de la expulsión de Jordi Alba, que ha visto dos amarillas seguidas al inicio de la reanudación -ambas por protestar- los azulgranas han mandado de forma imperial. Sergio se ha ubicado de central y Mascherano de lateral izquierdo hasta la entrada de Mathieu por Rafinha.

Recomponía así Luis Enrique un equipo superior a pesar de la inferioridad, que ha perdonado repetidamente el tercero. Messi ha estrellado un balón al palo y Neymar Jr no ha podido definir a gol cuando la portería estaba vacía. Mala suerte para un Barça seguro y práctico, que no ha sufrido más allá de un remate de Stuani cuando el partido ya moría, instantes antes de la expulsión de Héctor Moreno, también por protestar. El derbi se teñía otra vez de azulgrana.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();