fcb.portal.reset.password

El 2-0 de Messi al Bayern / MIGUEL RUIZ-FCB

Cien partidos, 78 goles y un palmarés que redefine la palabra éxito en el argot del fútbol europeo. Este deporte nunca volverá a ser lo mismo tras el concurso de Leo Messi.

El severo correctivo que aplicó el argentino al equipo bávaro en forma de dos espectaculares goles elaborados a base de talento y genialidad, así lo atestiguan. Una vez más, Messi ha superado cualquier previsión. Sin embargo, nunca nada es tan sencillo como parece: “Ha sido un partido complicadísimo por lo que significa –declaro tras el encuentro a UEFA.com-, es una semifinal de Champions ante un rival que tiene muy buenos jugadores.

Después el segundo tanto, concretado tras una de sus típicas incursiones en el área y ante la cual la solvencia de Manuel Neuer no fue suficiente, Leo se lanzó en solitario a celebrar el éxito con el mismo ademán que el de la final de la Liga de Campeones de 2011, cuando consiguió su tercer título sobre la hierba de Wembley y ante el Manchester United:

"Mi alegría fue por lo que significaba el gol y el partido. Marcamos un tanto importante para la eliminatoria y por suerte llegaron los otros después”. De cualquier modo, se mostró muy consciente sobre la dificultad del partido de vuelta: “sacamos un resultado muy bueno pero tenemos que ir a definir allí y no confiarnos”, recordó. Cabe recordar que el Allianz Arena es “un campo muy complicado porque el Bayern se hace muy fuerte allí”.

La enorme dificultad que supone superar a un equipo como el Bayern, que no da por perdida jamás una pelota y la discute con la misma pasión y efectividad que los blaugranas, igualaron el encuentro durante buena parte del mismo, explicó el argentino. “Tuvimos la suerte de marcar un gol ante un equipo al que le gusta tener la pelota, con un estilo similar al nuestro –dijo-; nos costó hacer el primero pero después vino el resto muy seguidos y conseguimos un resultado muy bueno que era lo que buscábamos". Ahora toca no bajar la guardia.

Volver arriba