fcb.portal.reset.password
Puyol celebra su gol contra el Almería.

Puyol celebra su gol contra el Almería. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

Hasta el minuto 83 el Barça no ha visto en el saco su triunfo ante el Almería. El 4-1 definitivo ha sido un resultado extraño. Se lo merecía sobradamente en un primer tiempo con más fútbol que goles (2-1 indicaba el marcador). En el segundo, en cambio, la intensidad ha bajado y el panorama no se ha aclarado hasta que un Puyol todo coraje ha colocado el 3-1. Confirmaba una victoria imprescindible tras la derrota sufrida en Anoeta en la jornada anterior y el 2-2 registrado en el derbi madrileño. Ahora, el liderato queda a un punto.

La noche había empezado bien. Alexis Sánchez se seguía ganando la fama de ‘abrelatas'. Una vez más el delantero chileno ha iniciado la cuenta goleadora azulgrana, en esta ocasión con una acción de oportunista al aprovechar un rechace del portero Esteban a disparo de Cesc (min 8). El Barça intentaba jugar rápido e intenso. Le faltaba un poco de finura, pero la iría alcanzando progresivamente. Por donde hacía más daño era por la banda derecha, donde Alves y Alexis causaban estragos al lateral Dubarbier.

Rosca exquisita

Leo Messi dejaría su sello inimitable en el encuentro con un gran tanto de falta (min 24). El balón ha dibujado una rosca de fuera hacia dentro inalcanzable para Esteban. El Barça dominaba y atacaba. Pero entre su monólogo se ha colado un nuevo córner rival, culminado con gol desde el área pequeña para Trujillo (min 26). Por juego y oportunidades, este 2-1 vigente en el descanso era poco menos que incomprensible. Muy corto. El Barça creaba peligro constante, con la tripleta ofensiva formada por Neymar, Messi y Alexis muy móvil y activa.

La posesión azulgrana subía al 78% y había disparado 14 veces al terminar la primera mitad. En la segunda, el equipo terminaría mostrándose más efectivo, aunque le ha costado recobrar la precisión y el ritmo anterior. La situación se ha puesto peligrosa, con el Almería empezando a asomar por los dominios de Valdés. Había que apretar el acelerador de nuevo y urgía cerrar el encuentro. En la primera jugada colectiva brillante del periodo Neymar ha perdonado el tercero (min 65). En la segunda, a continuación, un defensa visitante salvaría ‘in extremis’ el gol de Messi.

Como si estuviera olfateando la amenaza, el argentino ha vuelto a adquirir protagonismo. Iniesta entraría en el minuto 79 para asegurar la posesión y aportar más ideas delante. De córner llegaría la sentencia, en el 83. Messi ha saltado más que su defensor y ha cabeceado el esférico al larguero. Puyol, todo corazón, lo recogía sin botar y firmaba el 3-1 a placer. Respiraba el Camp Nou y coreaba el nombre del capitán. Liberado el Barça y hundido el Almería, Xavi pondría la guinda con un gran gol desde fuera del área

Volver arriba