fcb.portal.reset.password

Sergio Busquets, una pieza clave en el esquema del Barça / FOTO: ARCHIVO FCB

La eclosión de Sergio Busquets fue tan rápida como unánime ha sido su consolidación como uno de los mejores mediocentros del planeta. En la temporada 2007/08, el de Badía era un polivalente jugador del Barça B en Tercera División. Al curso siguiente, Pep Guardiola, su técnico en el filial, lo ascendió al primer equipo en la posición de mediocentro. Fue la gran revelación del año del Triplete. Fundamental en el fútbol total azulgrana, incluso sería titular en la final de la Liga de Campeones de Roma.

Desde entonces, Busquets, de 25 años, ha participado en 236 partidos oficiales con el primer equipo. A pesar de la sana competencia planteada por hombres como Touré Yaya, Mascherano o Song, el '16' culé ha sido titular indiscutible en el último lustro tanto a las órdenes de Guardiola como Tito Vilanova. De esta manera, se ha convertido en una pieza angular del mejor Barça de la historia. Acumula quince títulos en tan sólo cinco años, entre ellos cuatro Ligas, dos Champions, dos Copas y dos Mundiales de Club.

El más listo de la clase

Sergio Busquets es el prototipo de jugador que todo entrenador desea en su equipo. Su juego no es muy vistoso, pero sí altamente efectivo. Es contundente cuando toca. Tácticamente excelso, tiene oficio, juega sencillo y facilita las cosas a sus compañeros. Muchas veces se convierte en un falso central para sacar el balón jugado desde atrás. Y pierde poquísimos. A la hora de defender, se erige en un gran corrector: equilibra el equipo ocupando las posiciones de jugadores que se han prodigado en ataque mientras vuelven a su sitio. Así, ofrece seguridad al equipo.

Su envergadura (1,89 cms) le ha llevado también -en circunstancias especiales- a otros lugares del campo, como el eje de la defensa o a la delantera. Sergio Busquets, sin hacer mucho ruido, siempre cumple.

Volver arriba