fcb.portal.reset.password

L'equip, en un partit de Lliga de Campions. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

Finalmente ha llegado el día, seguramente la cita más importante de la temporada para el Barça. Tiene un reto mayúsculo. Se lo juega todo a una carta en la Liga de Campeones: debe remontar al Milan el 2-0 de la ida de los octavos para seguir con vida. La presente generación lo ha ganado absolutamente todo, no le quedan récords por batir y ha conseguido hitos inimaginables, pero le falta uno. La remontada europea para la historia.

Desde hace tres semanas que los mensajes de ánimo y de optimismo se han sucedido desde dentro del vestuario. Creen en ellos y en una afición que llenará el Camp Nou con un único lema, 'Somos un equipo'.

Pendientes de Xavi

La misión del Barça es clara: atacar y defender bien. Con fe, corazón y cabeza. Necesita marcar como mínimo dos goles y es vital que el Milan haga los mínimos posibles. El conjunto que dirigen Tito Vilanova y Jordi Roura está pendiente del estado físico de Xavi Hernández. El centrocampista ya hace días que se entrena con el grupo y podría jugar. La única baja segura es Marc Bartra. Hay que recordar que el Barça tiene cuatro apercibidos de sanción: Adriano, Song, Mascherano y Pedro.

Y de la defensa milanista

Como en la ida, se prevé un Milan muy retrasado, bien ordenado y amenazador al contragolpe. Una fórmula que bordó en San Siro. El cuadro italiano presenta una dinámica muy positiva, como lo demuestra el hecho de que no ha perdido en todo el 2013. Además, en toda la temporada no ha encajado ningún resultado que hoy le dejara fuera de Europa. Esta noche no podrá contar con Balotelli, no inscrito, ni con el lesionado Pazzini. El central Mexes es duda.

Volver arriba