fcb.portal.reset.password

FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

La continuidad triunfa. En el primer partido oficial de Tito Vilanova como técnico tras el adiós de Josep Guardiola el FC Barcelona ha aplastado a la Real Sociedad por 5-1, con goles de Puyol, Messi (2), Pedro y un recuperado y ovacionado Villa, en una noche calurosa pero perfecta para los culés. Ha sido el inicio de Liga soñado por un Barça calcado al de los últimos años y que ha empezado la temporada dejando buenísimas sensaciones. Ahora esperan la Sampdoria en el Gamper y el Madrid en la Supercopa.

Inicio eléctrico

La Liga ha empezado a todo ritmo en el Camp Nou. A los tres minutos, Puyol ha cabeceado a gol un córner servido por Xavi y ha adelantado a los locales, que con el 1-0 han sufrido los mejores minutos de la Real, que casi empata un instante después mediante Illarramendi. El centrocampista vasco, precisamente, ha sido el autor de la asistencia del tanto del empate, obra del Chory Castro. Tras nueve intensos minutos y un calor asfixiante, dos goles.

Respuesta fulgurante

A los diez minutos, ya había caído también el tercero. Ha sido el 2-1 del FC Barcelona, inventado y ejecutado por Messi, que rodeado de rivales ha logrado encontrar un hueco para batir a Bravo. Los de Tito, con Tello y Pedro generando peligro en ambas bandas, han sido un rodillo que ha aplastado a la Real en esta fase del encuentro. El 3-1, obra nuevamente de Messi, era la confirmación de que la cosa funcionaba: rápida recuperación en campo rival gracias a la presión local, centro desde la izquierda de Tello y resolución del argentino.

En una jugada similar, poco antes del descanso ha llegado el 4-1. Tello ha centrado desde la línea de fondo y Pedro ha rematado cruzado de primeras. El ataque del Barça, de diez.

Villa vuelve a lo grande

La segunda parte ha empezado con un aviso de la Real Sociedad, con el cambio de Piqué por Puyol en el eje de la zaga y con la enésima ocasión de Messi, imparable desde el primer partido oficial. En la banda, tras la entrada de Iniesta por Cesc, ha salido a calentar David Villa, ovacionadísimo por la afición tras ocho meses de baja.

El Guaje ha vuelto a sentirse futbolista a un cuarto de hora para el final. Y su regreso ha sido inmejorable: imaginativas combinaciones con Alba por la izquierda y un zurdazo que ha significado el 5-1 para el Barça. El año promete.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();