fcb.portal.reset.password

David Villa, en un partido contra el Zaragoza a la temporada 2010/11 / FOTO: ARCHIVO FCB

El partido de Liga de este sábado (20 h, GolT y Canal +) entre el Barça de Tito Vilanova y el Zaragoza será especial para el delantero azulgrana David Villa, y es que el asturiano se reencontrará con el equipo que le llevo a la máxima categoría del fútbol español la temporada 2003/04. En el conjunto aragonés jugó un año más hasta que hizo las maletas para irse al Valencia.

Once partidos, siete victorias y cuatro empates

El Guaje se enfrentó por primera vez a los maños el curso 2002/03, entonces todavía militaba en la Segunda División, en las filas del Sporting de Gijón. Los dos partidos entre aragoneses y asturianos acabaron con empate a uno y Villa no vio portería.

Hasta seis ocasiones se reencontró con su ex equipo cuando vestía la camiseta del Valencia. Las dos primeras acabaron con empates -siempre 2-2-, con Villa anotando un gol en el primer partido. A partir de este día, los enfrentamientos entre Villa y el equipo de La Romareda siempre han caído del lado del futbolista de Tuilla y, de hecho, con el equipo ché volvió a marcar ante el Zaragoza el curso 2009/10, el último que estuvo en Mestalla antes de llegar al Camp Nou.

Tres de tres con el Barça

Las tres últimas temporadas el Guaje y el conjunto de Manolo Jiménez han visto las caras en tres ocasiones. Villa cuenta sus partidos por victorias. En su primer año en el Barça visitó La Romareda el 23 de octubre de 2010, el resultado fue de 0-2 y, ya en la segunda vuelta de la Liga, los aragoneses cayeron en el Camp Nou por 1-0.

El último precedente de este reencuentro lo encontramos el 19 de noviembre de 2011, en la que ha sido la victoria más amplia de David Villa ante el Zaragoza, un 4-0 al que contribuyó con un gol en los 24 minutos que estuvo sobre el terreno de juego.

Este sábado, el '7 'culé vivirá su duodécimo enfrentamiento con el equipo que le abrió el camino a la Primera División. Llega con la pólvora bien a punto y con una efectividad de cara al gol que obligará a la defensa aragonesa a tenerlo más en cuenta que nunca.

Volver arriba