fcb.portal.reset.password

La reaparició de Villa a Bucarest. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça ha cerrado la pretemporada con dos noticias impagables: las vueltas al terreno de juego de David Villa y Andreu Fontàs. Ambos han participado en la segunda parte del triunfo culé en Rumanía ante el Dinamo de Bucarest que escenificaba el fin de la 'mini-gira’ europea. Un gol tempranero de Leo Messi y uno en el descuento de Ibrahim Afellay han decantado la balanza a favor de un Barça inmensamente superior técnicamente.

Messi marca en el minuto 4

Con una alineación titánica, a pesar de la baja de Puyol por una sobrecarga y la suplencia de Iniesta, el Barça se puso rápidamente manos a la obra en el estadio Nacional de Bucarest. En el minuto 4 se ha adelantado gracias a un tiro cruzado de Messi desde el interior del área tras una asistencia de Alexis. El argentino y el chileno han vuelto a demostrar que forman una gran sociedad a continuación, cuando un fantástico pase del '9' desde la izquierda en este caso el '10' lo ha rematado demasiado alto.

Todo en terreno rumano

El conjunto azulgrana carburaba bien. El césped irregular no era insalvable para desarrollar su fútbol combinativo que reducía al Dinamo a únicamente a defenderse. Los rumanos acumulaban hombres en su campo, intentando minimizar los espacios. Vivían al límite. Porque el Barça sólo le faltaba acertar en el último pase para plasmar el dominio abrumador en ocasiones contundentes. En el minuto 28, Cesc ha encontrado a Messi, pero este, un poco forzado, chutaba desviado.

Comodidad culé

Además de Messi, los otros atacantes azulgrana, Alexis y Pedro, también ofrecían sensación de peligro. El canario, además, ha evidenciado un buen entendimiento con Jordi Alba, incansable. El Barça se sentía cómodo, más de lo que indicaba el marcador al descanso. Seis cambios ha realizado Tito Vilanova a la media parte. Víctor Valdés, el único que ha jugado todo el partido, ha tenido que intervenir en un amenazante cabezazo de Tucudean en la reanudación (min 51). El partido, con un Dinamo menos tímido, se abriría ligeramente.

Reapariciones esperadas y gol final

A la hora de partido, coincidiendo con otro carrusel de cambios, se ha producido una de las dos mejores noticias de la noche: la reaparición de Andreu Fontàs. El Barça seguía controlando la situación, eso sí, imponiendo un ritmo más bajo. La otra buena nueva -seguramente por lo que será recordado el partido en Bucarest- ha sido la vuelta de David Villa, en el minuto 73. Con él, el equipo ha recuperaba intensidad y profundidad. Y, ya en tiempo añadido, marcaba el 0-2 por medio de Afellay, con una preciosa vaselina. Aseguraba así el triunfo, el último de la pretemporada.

Volver arriba