fcb.portal.reset.password

El Barça gana la cuarta Copa de Europa en Wembley (2011). FOTO: ARCHIVO FCB.

Guardiola prometió que los jugadores no fallarían. Y no lo han hecho. El Barça más admirado de la historia se ha graduado en la catedral del fútbol europeo. Con estilo, con una superioridad aplastante, con un modelo de juego que está en los genes de la Masía. Y lo ha conseguido contra uno de los clubes más admirados de Europa, el Manchester United, que ha sufrido un golpe durísimo a su imagen.

Wembley ha vuelto a guiñar el ojo al FC Barcelona, en una combinación perfecta de tradición y modernidad. Del antiguo Wembley, al nuevo. Del campo donde el mítico Dream Team de Johan Cruyff se bautizó en Europa, al nuevo estadio londinense, símbolo de la esencia del fútbol mezclada con la modernidad del siglo XXI. El fútbol de inspiración romántica da paso a un fútbol de vanguardia. Sólo 19 años separan este trayecto.

A la altura de los clásicos

En estas dos décadas, los clubes hegemónicos de la Champions han abierto la puerta también al Barça. Ya tiene cuatro, una cifra que empieza a hacer justicia a la tradición y el peso específico de una institución como esta, que merece, como mínimo, estar a la altura de los clásicos. Y ha llegado a este estatus en un sprint contemporáneo, de la mano de Johan Cruyff, Frank Rijkaard y Josep Guardiola. Los tres entrenadores dan un hilo de continuidad a esta historia, ligada con coherencia y una manera similar de ver el fútbol.

Pero, sin duda, ha sido Guardiola quien ha sacado más brillo a la fórmula del éxito que inventó Cruyff. El técnico de Santpedor ha impregnado de tinta el tampón identitario del equipo, sólo así se entiende que se pueda alinear de inicio a 7 jugadores de casa en dos finales consecutivas de la Liga de Campeones. Ha puesto los jugadores al servicio del equipo, con una defensa trabajada que -aunque parezca contradictorio- da sentido al juego ofensivo. Ha sabido sacar el máximo rendimiento a los cracks, con empatía y dotes innatas para la comunicación. Todo aderezado con más horas de laboratorio que nadie. Sólo con esta manera de hacer se explica que ya haya sumado 10 títulos como entrenador con sólo 3 años en el banquillo del Barça. Precisamente el décimo título es lo que le da un salto cualitativo en su trayectoria: es el primer entrenador azulgrana con dos Champions en su palmarés. Y todo con mucha precocidad. De hecho, con 40 años, es el entrenador más joven que ha levantado dos veces la orejuda, superando José Mourinho.

La figura de Guardiola también se agranda junto a la de Ferguson. El técnico en activo más laureado del fútbol europeo está a punto de ceder el relevo al técnico del Barça. El entrenador galés encarna como pocos los valores de un club -algunos hablan del 'Ferguson United'-, una característica también válida para Guardiola que, además, aporta un estilo y una manera de jugar irrenunciable, lo que no está tan claro en el caso de los Red Devils. El Barça siempre es reconocible, con una manera de hacer envidiada.

Cracks universales

Sería injusto hablar del éxito de este Barça sin hacerlo de sus jugadores. Guardiola tampoco nos lo perdonaría. Hablar de Messi, Iniesta, Xavi, Villa, Pedro, Piqué... los nombres que todos los niños que sueñan con el fútbol tienen hoy en la cabeza. Pero por encima de todo, el mundo hablará de Messi. El argentino prometió que hablaría, y lo ha hecho sobre el césped, de la mejor manera que sabe hacerlo, con un gol, el 53 de la temporada y el 12º de la Champions, récord absoluto de la competición.

Volver arriba