fcb.portal.reset.password

Thiago Alcántara

Se está ganando el puesto partido tras partido. Thiago Alcántara, gracias a su esfuerzo, compromiso y disciplina táctica, además de su talento extraordinario como futbolista, está sorprendiendo casi a todo el mundo. El hijo del internacional brasileño campeón del Mundo, Mazinho (1994), ya es, al inicio de la Liga, un fijo para Guardiola.

Pleno en la Liga

Thiago Alcántara ha jugado todos los partidos de Liga de este año. Ante el Villarreal, Osasuna, Atlético de Madrid y  Sporting ha jugado los 90 minutos. En Anoeta también formó parte del once inicial, pero fue sustituido a los 61 minutos, mientras que en Mestalla, único partido en el que no ha sido titular desde el inicio del enfrentamiento, salió al campo a falta de media hora para la conclusión. En total, Thiago ha jugado 449 minutos en la Liga.

El primer gol

Se da la circunstancia de que en la Liga el '11 'hizo, a finales del mes de agosto, el primer gol del campeón en la primera jornada. En efecto, ante el Villarreal en el Camp Nou, Thiago fue el encargado de hacer el 1-0 con la pierna izquierda desde fuera del área ante la portería del gallego Diego López.

Un partido en la Champions

En la máxima competición continental Thiago ha jugado un partido este año: la goleada ante el BATE en Minsk (0-5). En cambio, no lo hizo ante el AC Milan en el Camp Nou en la primera jornada de la fase de grupos. En los partidos correspondientes a las dos Supercopas, Thiago jugó en la ida de la española en el Santiago Bernabéu, y como titular, el primer partido oficial de esta temporada. Fue sustituido por Xavi a los 57 minutos del encuentro.

En todas las demarcaciones

No es un jugador de puesto fijo. Al contrario. Su versatilidad y polivalencia hacen del joven futbolista de la cantera un comodín impagable. Puede jugar en cualquier lugar de la llamada zona ancha del campo y también puede actuar de delantero, así como en cualquier lugar del mediocampo. En los últimos partidos ha sido más estático en la banda izquierda, pero haciendo las clásicas diagonales para presionar la salida de balón de los rivales o para asistir a sus compañeros más avanzados.




Volver arriba