fcb.portal.reset.password

FOTO: ARCHIVO FCB

Al final de la temporada 1970/71 la UEFA decidió cambiar el nombre de la Copa de Ferias, una competición continental nacida en 1955, por el de Copa de la UEFA. Para dilucidar quién debía quedarse en propiedad el Trofeo de Ferias, el máximo organismo futbolístico europeo organizó un partido en el Camp Nou entre el Barça (primer campeón en 1958 y el equipo que más veces la había conquistado, con tres títulos) y el Leeds United, último campeón en la edición de 1971.

Noche europea en el Camp Nou

La finalísima de la Copa de Ferias se disputó como acto central del congreso de la UEFA, que tuvo como escenario la Ciudad Condal. Antes de empezar el partido, el presidente de la FIFA, Sir Stanley Rous, entregó una insignia de plata a los jugadores barcelonistas que en 1958 habían conseguido el primer título de Ferias. Aquel 22 de septiembre de 1971 el Camp Nou presentaba una media entrada, con unos 45.000 espectadores en sus gradas.

Un partido muy disputado

El técnico holandés Marinus Michels, que apenas iniciaba su primera temporada en el Barça, alineó estos jugadores: Sadurní, Rifé, Gallego, Eladio, Torres, Costas, Rexach, Juan Carlos, Dueñas, Marcial y Asensi (Fusté, minuto 79). Ante ellos, un temible Leeds United que tenía una plantilla llena de figuras, con nombres como Jack Charlton, Bremmer, Lorimer, Jordan, Giles y Hunter.

El partido estuvo a la altura de las circunstancias, ya que fue bastante emocionante y vistoso. Tras una primera parte sin goles, en el minuto 51 Teófilo Dueñas empujó al fondo de la red inglesa un centro-chut de Marcial después de que en primera instancia el remate del delantero manchego tocara el travesaño. Dos minutos después el Leeds empató mediante Jordan, que superó a Sadurní al recoger un rechace del portero azulgrana en un fuerte disparo de Lorimer a la salida de una falta directa. Llegados a este punto, cualquier equipo pudo ganar y con el paso del tiempo la prórroga pareció inevitable, pero ya al final del encuentro (minuto 83) nuevamente Dueñas recogió una gran asistencia de Marcial y cruzó el balón lejos del alcance del portero Sparke. El 2-1 ya fue inamovible y el Barça se adjudicó en propiedad la Copa de Ferias.

Un justo campeón de campeones

Cuando Rifé levantó el trofeo Noel Beard ante la alegría de los aficionados, todo el mundo consideró que se había hecho justicia, ya que ningún otro club se merecía más este galardón. No en vano, el Barça había sido el primer campeón de la competición, el que más veces lo había ganado (los años 1958, 1960 y 1966) y el que más veces había participado.

Volver arriba