fcb.portal.reset.password

PHOTO: ARCHIVE FCB

Hacía muchos años que tres viejos conocidos como Gerard Piqué, Cesc Fábregas y Leo Messi no coincidían juntos y de inicio en un terreno de juego. Casi hace diez temporadas de aquella plantilla del Cadete B, primero, y del Cadete A más adelante, en la que los tres compartían su fútbol. Desde entonces han pasado muchas cosas. Messi ha evolucionado hasta erigirse en el mejor futbolista del mundo, mientras que Piqué y Cesc se fueron y han vuelto para acabar triunfando en el primer equipo del Barça. En Praga, por primera vez esta temporada, salieron los tres de titulares. Varias lesiones del central y del centrocampista y la suplencia de alguno de ellos había impedido que lo hicieran antes.

Entendimiento perfecto, noche redonda

Hasta ahora, los tres habían compartido únicamente 27 minutos de juego , repartidos entre la vuelta de la Supercopa de España ante el Madrid (3-2) y el 5-0 al Atlético de Madrid. Contra el Viktoria Pilsen jugaron juntos durante 90 minutos, con un entendimiento que quedó patente, mejor que nunca, en la última jugada del partido, cuando Piqué asistió a Messi para que marcara el definitivo 0-4. Antes, el argentino había firmado dos goles más y Cesc también había hecho uno. En definitiva, un reencuentro perfecto para los tres.

Un parcial de 5-0

Con los tres sobre el campo, en estos 117 minutos juntos, el conjunto de Guardiola ha firmado un balance favorable de 5-0. A los cuatro goles anotados en el Eden Stadium de Praga hay que añadir el que hizo Messi en el Camp Nou contra el Madrid, y que sirvió para ganar el primer título de la temporada. Con Piqué, Cesc y Messi sobre el campo, el equipo aún no ha encajado ningún tanto.

Volver arriba