fcb.portal.reset.password

Fotos: arxiu FCB.

En verano de 1982 la llegada de Maradona hizo desbordar la ilusión de los aficionados barcelonistas, que lo veían como el revulsivo ideal para reactivar el equipo. Desgraciadamente no fue así.


Etapa efímera en el Barça

Con la camiseta del Barça, Maradona demostró que era un jugador genial, pero los marcajes sobre el argentino fueron implacables y sólo pudo lucir su inmensa clase en contadas ocasiones, como el gol que marcó al Estrella Roja en la Recopa 1982/83 o el que logró en el Santiago Bernabéu en la Copa de la Liga de la misma temporada, que incluso provocó los aplausos de los aficionados madridistas.El primer contratemps seriós que va tenir Maradona a Can Barça va ser una hepatitis per la qual va haver de guardar repòs absolut durant uns mesos. El seu retorn a l’equip va coincidir amb l’acomiadament d’Udo Lattek i l’arribada de César Luis Menotti, que va aconseguir salvar la temporada amb dues victòries davant l’etern rival, el Reial Madrid, a les finals de la Copa del Rei i de la Copa de la Lliga.

El primer contratiempo serio que tuvo Maradona en Can Barça fue una hepatitis por la que tuvo que guardar reposo absoluto durante unos meses. Su regreso al equipo coincidió con el despido de Udo Lattek y la llegada de César Luis Menotti, que consiguió salvar la temporada con dos victorias ante el eterno rival, el Real Madrid, en las finales de la Copa del Rey y de la Copa de la Liga.

En su segundo curso en el Barça (1983/84) Maradona tuvo una grave lesión a causa de una entrada del jugador del Athletic Club Andoni Goikoetxea, que le provocó una fractura de los huesos del tobillo. El argentino reapareció antes del final de la Liga, pero el Barça ya no podía luchar por el título. Además, también perdió la final de la Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao en un partido que pasó a la historia por los disturbios que hubo entre los jugadores de ambos equipos en el finalización del encuentro.

Ídolo en Nápoles con triste final

Llegado a este punto, Maradona decidió que lo mejor para su carrera era fichar por el Nápoles italiano . Allí se confirmó como un crack y logró sus mejores éxitos con la conquista de dos Ligas, una Copa y una Copa de la UEFA. Gracias al Pelusa, el Nápoles, hasta entonces un club modesto, logró un lugar importante en el panorama futbolístico mundial al superar equipos tan poderosos como el Inter, el Milan y la Juventus. Además, durante su época napolitana Maradona ganó el Mundial de México 86 con la selección argentina. Sin embargo, en 1991 fue suspendido por el Calcio durante un período de quince meses por consumo de drogas. Después ya no volvió a Nápoles y en el año 1992 fue traspasado al Sevilla.

Volver arriba