fcb.portal.reset.password

Josep Guardiola, al final de la rueda de prensa / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Josep Guardiola sabe que este sábado, antes, durante y después del derbi con el Espanyol él será uno de los protagonistas. Vivirá su último partido como técnico del primer equipo en el Camp Nou, y la afición lo podrá despedir como es debido: "No me gustan mucho las despedidas, pero he sido una persona bastante pública, entrenador de un equipo como el FC Barcelona y, aunque no quiera, siempre te encuentras en primera página y es normal que puedan pasar cosas así". En este sentido, únicamente ha pedido "que la gente reaccione como ha reaccionado siempre: de manera natural".

El partido, lo más importante

Más allá del agradecimiento y los homenajes que se puedan estar preparando, Guardiola ha centrado la atención en lo que pasará durante los 90 minutos de partido: "Soy un entrenador que ha estado cuatro años aquí y es normal que haya una cierta atención en mi persona, pero debe ser secundaria. La gente viene a ver un partido de fútbol". Sobre éste, ha insistido en que servirá para continuar preparando la final del día 25 contra el Athletic Club.

Cuatro años "para quitarse el sombrero"

Preguntado sobre lo que ha hecho su Barça durante los últimos cuatro años, Guardiola ha sido claro: "La gente ha percibido que los jugadores lo han dado todo y si ha reaccionado así es porque todavía tiene muy frescos los últimos éxitos. Nosotros hemos sido atrevidos en todos los campos donde hemos jugado. Por cuarto año consecutivo hemos hecho 90 puntos. Son números para quitarse el sombrero con estos jugadores".

"Lo hemos hecho muy bien, pero no ha sido suficiente"

En este sentido, ha repetido que "para ganar a un equipo como el Madrid, lo tienes que hacer más que muy bien. Este año lo hemos hecho muy bien, pero no ha sido suficiente". Sobre algunos de los comentarios que se han hecho sobre su persona, ha sido muy breve: "Desde hace tiempo se ha intentado hacer ver que soy como no soy. Que me dejen ser como soy".

Volver arriba