fcb.portal.reset.password

Un instant de la roda de premsa de Pep Guardiola. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

En una semana el Barça ha recortado de 10 a 6 puntos el margen que le separaba del líder de la Liga, pero Pep Guardiola, en la rueda de prensa previa a la visita al Mallorca, ha optado por un discurso prudente: "Ganar los 10 partidos que quedan no es una tarea sencilla, nos enfrentamos a rivales que se juegan muchas cosas. La única posibilidad pasa por centrarnos en nuestro trabajo. Intentaremos ser constantes y hacer nuestro trabajo". Y continuaba: "Seis al Madrid sigo pensando que son muchos puntos para remontar".

Buena nota

Al mismo tiempo, el entrenador barcelonista confía plenamente en la actitud de sus hombres: "Tengo fe de que no nos despistaremos. Por momentos hemos estado a 13 puntos y hemos ido a ganar igualmente. La situación no cambia en nada, habríamos ido a ganar de todas maneras". Guardiola basaba sus palabras en lo que ha percibido durante toda la temporada de la plantilla. "Sabemos que hemos hecho los deberes, hemos competido y nos hemos comportado bien en todos los campos y eso es lo que nos habíamos exigido. A partir de aquí, hemos ganado 3 títulos este año e intentaremos ganar alguno más".

15 de la casa

En el próximo partido, el cuerpo técnico contará con algunas bajas en defensa, sobre todo en las bandas. Guardiola está tranquilo: "Montoya es un excelente lateral y Muniesa se adapta perfectamente de lateral y central". En este sentido, señaló la amplia representación de la cantera en la lista del primer equipo. "De 19 convocados, 15 son de casa. Este es nuestro triunfo. Intentaremos hacer más grande el éxito ganando el partido".

"Una plaza complicada"

Sobre el rival, el de Santpedor ha recalcado la incidencia que tiene su entrenador, Joaquín Caparrós, en el juego del equipo. "Ya ha podido dejar huella, sus equipos son reconocibles". Así, considera el Mallorca un conjunto "intenso, ambicioso y dinámico" y recordaba que el Iberostar Estadio siempre ha sido "una plaza complicada".

Volver arriba