fcb.portal.reset.password

Getafe-FCB. PHOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Un gol de Valera a la salida de un córner en el minuto 66 ha roto la racha de 27 partidos oficiales sin perder del Barça. En el campo de un Getafe muy defensivo, el equipo no se ha encontrado cómodo en ningún momento. Ha dominado siempre, con poca profundidad hasta las postrimerías, cuando ha acosado al portero Moyá, el gran héroe en el Coliseum Alfonso Pérez. La nula fortuna azulgrana ha quedado patente en la última acción del duelo, con Messi estrellando el balón al palo. Con el tropiezo, el vigente campeón se queda a seis puntos del Madrid.

El balón, visitante

La renuncia del balón por parte del Getafe ha dejado al Barça como el dueño de la posesión. Formaba en un 4-3-3 que se convertía en un 3-3-4, en ataque, con Alves de extremo. Sin embargo, le ha costado crear ocasiones. Alexis Sánchez ha protagonizado la primera en el minuto 28, con un lanzamiento fuera por poco con el portero desubicado (min 28). Poco más tarde, el chileno ha vuelto a encontrarse con Moyà tras una brillante jugada colectiva (min 36).

Embudo por el centro

El Barça tendía a intentarlo por el centro, aunque Guardiola buscaba potenciar las bandas con intercambios de posiciones constantes de sus hombres. La única noticia del Getafe en el primer tiempo llegó en el minuto 41, con un remate de Diego Castro en buena situación, pero forzado.

Gol fatídico

Los de Luis García hacían un trabajo impecable detrás, dejando muy pocos espacios. Seguía insistiendo el Barça, con más prisa y cada vez más cerca de los dominios de Moyà. El premio, sin embargo, se lo llevaría el Getafe, por medio de un córner que Valera ha cabeceado al fondo de la red (min 67). Quedaban 20 minutos y Guardiola se la ha jugado introduciendo a Pedro y a Cuenca al mismo tiempo, colocando definitivamente una defensa de tres.

La reacción se topa con la desgracia

Los visitantes lo han intentado por todos los medios. Han acabado volcados sobre el área contraria. Con Piqué como un delantero más. Dos internadas de Pedro por la derecha señalaban el camino, pero no era la noche del Barça. Ha quedado claro en las dos últimas jugadas. Primero un gol anulado por un fuera de juego poco claro de Keita y segundo con Messi, ante Moyà, disparando al palo. El esfuerzo barcelonista, sin recompensa.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();