fcb.portal.reset.password

Cesc Fàbregas, en roda de premsa / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Había ganas por ver de nuevo Cesc Fábregas luciendo los colores del FC Barcelona. Y muestra de ello es el gran número de aficionados que este lunes al mediodía se han acercado hasta el Camp Nou para ver desde las gradas el jugador de Arenys vistiendo de nuevo la equipación del Barça. Una camiseta con el '4 'y el nombre de Fábregas espalda.

Ocho años después

Cuando el reloj marcaba las 13.30 horas y con una estricta puntualidad inglesa Cesc ha salido al Camp Nou desde el túnel de vestuarios mientras sonaba el himno del Barça por los altavoces del estadio. Un camino que hasta ahora sólo había hecho vistiendo la camiseta del Arsenal cuando se había enfrentado con el Barça pero que a partir de ahora en lugar de hacerlo como visitante lo hará como en casa. La afición, que desde las 12 del mediodía ha comenzado a llenar los asientos del estadio, ha recibido con una sonora ovación al jugador.

Una sonrisa de oreja a oreja

Desde el primer instante la cara de Cesc desprendía una gran felicidad para volver a casa. Bajo la atenta mirada de su familia, situada en las primeras filas de la tribuna principal, el nuevo fichaje del Barça ha saludado a los culés, ha hecho los habituales toques con el balón y ha lucido con orgullo la camiseta azulgrana. Un beso al escudo y unos golpes en el corazón para agradecer el apoyo han servido para dar paso a unas palabras que Cesc ha dirigido a la afición.

"Vuelvo a casa"

Cesc ha querido dar las gracias a los aficionados del Barça presentes en el Camp Nou. "He esperado muchos días, muchas meses, muchos años para que llegue ese momento. Para mí es un día muy especial. Vuelvo a casa después de ocho años fuera ", comentó Fábregas. Y ha querido apuntar que "muchos le decepcionó mi salida pero estoy aquí para superar el reto más difícil de mi vida".

Volver arriba