fcb.portal.reset.password

A punto de cumplir 59 años, Xavi Llorens ha vivido más de media vida de azulgrana. Los últimos once, como secretario técnico y entrenador del Barça Femenino. Su historia, sin embargo, comenzó mucho más atrás. Concretamente en 1979, cuando se incorporó a la entidad como jugador de fútbol sala. De hecho, su salto a los banquillos lo hizo en el pabellón. Muy poca gente sabe que fue él, en la temporada 1989/90, el entrenador de la sección de fútbol sala que levantó la primera Recopa.

Admirador y amigo de Johan Cruyff y Charly Rexach, el barcelonés hizo el traspaso al fútbol base barcelonista en 1990, cuando ellos dos eran los máximos responsables del primer equipo. Durante 16 años, por las manos de Xavi Llorens pasaron buena parte de las grandes promesas de la Masía. Entre ellas, Leo Messi, de quien siempre será recordado como su primer entrenador en el Barça, en el año 2001.

De Segunda a semis de Champions League

Exigente consigo mismo y con los demás, trabajador y competitivo, en 2006, el entonces director de fútbol del Club, José Ramón Alexanco, apostó por él por dar un golpe de timón en un fútbol femenino que se encontraba muy lejos de los mejores equipos estatales. "En el primer año bajaremos, pero después ganaremos la Liga". Esta fue la profecía de Xavi Llorens que no tardaría en cumplirse.

Y es que desde el 2010/11 que el Barça Femenino vive su etapa dorada. Cuatro Ligas y tres Copas reflejan su hegemonía en la competición doméstica. La apuesta del Club se reforzó en verano de 2015, al profesionalizar el equipo. Xavi Llorens ha liderado con éxito la transformación y el conjunto azulgrana ya enfoca nuevos horizontes. Con la Liga y la Copa como últimos objetivos, lo dejará entre los cuatro mejores de Europa.


Volver arriba