Los momentos más emotivos de 2016

Los momentos más emotivos de 2016

La solidaridad, los sueños de los aficionados hechos realidad y la implicación del Primer Equipo en las causas benéficas demuestran un año más que el Barça es más que un club

A Murtaza Ahmadi le brillaban los ojos mientras esperaba en el túnel de vestuarios de la mano de Leo Messi. El niño afgano al que fotografiaron con una camiseta de la selección argentina hecha con una bolsa de plástico no se separaba del '10' azulgrana. Y tampoco lo hizo cuando saltó sobre el césped, porque había hecho realidad su sueño. Los que tampoco imaginaban que tendrían las firmas de sus ídolos eran los aficionados del Barça de Glasgow, Escocia. Tras la victoria (0-2) en el Celtic Park que certificó el pase a octavos de la Liga de Campeones, dos aficionados muy jóvenes esperaban el primer equipo en el aeropuerto. Iban llamando uno por uno los hombres de Luis Enrique, que se detenían y convertían el nerviosismo en felicidad.

Un año más, el FC Barcelona sigue mostrando su solidaridad. El caso de Luis Suárez así lo demuestra, ya que cumplió la petición de la Candela, una niña de dos años y medio que sufre PKU que le pidió que dedicara un tanto a la gente con esta enfermedad. Dicho y hecho. El uruguayo marcó ante el Sporting y mostrado una camiseta donde se podía leer "Yo apoyo PKU". Hechos que siguen demostrando que, vaya donde vaya, el Barça sigue siendo más que un club.

Força Barça
Força Barça
Cerrar artículo