Cuatro viejos conocidos volverán al Palau

Cuatro viejos conocidos volverán al Palau

El Nantes llegará este sábado a Barcelona con Valero Rivera, Kiril Lazarov, Eduardo Gurbindo y David Balaguer en sus filas, todos ellos con pasado culé

Los cuartos de final de la Liga de Campeones se acabarán de decidir este sábado en el Palau Blaugrana. Tras el 25-32 de la ida en territorio francés, el Barça Lassa afronta con optimismo la vuelta contra un HBC Nantes que llegará a Barcelona con muchas caras familiares. Y es que en el conjunto francés hay cuatro jugadores con pasado culé en diferentes etapas. Valero Rivera, Kiril Lazarov, Eduardo Gurbindo y David Balaguer ya saben lo que supone jugar contra su ex equipo, y en esta ocasión lo harán con el billete para la Final Four de Colonia en juego.

Valero Rivera es el último de los cuatro que ha hecho el trayecto Barcelona-Nantes. Fue el verano pasado, después de dos temporadas en el Barça Lassa, donde había llegado precisamente del Nantes. Un camino de ida y vuelta tras formarse en las categorías inferiores del Club y debutar con el primer equipo. Un año antes ese camino lo había hecho Kiril Lazarov, que fue azulgrana entre las temporadas 2013/14 y 2016/17. A sus 38 años (a punto de cumplir 39) sigue siendo uno de los referentes en ataque y siempre es un peligro.

La trayectoria de Gurbindo y Balaguer en Nantes viene de más lejos. El navarro jugó en el Palau Blaugrana entre el 2012 y el 2016, y desde entonces es un hombre clave en el conjunto francés. Por último, David Balaguer se formó en la cantera azulgrana y tuvo apariciones con el primer equipo antes de emprender una carrera lejos de Barcelona. Tras una temporada en Cuenca firmó por el Nantes en 2015 y allí se hizo su sitio. A todos estos vínculos hay que añadir que el segundo entrenador del equipo francés es Alberto Entrerríos, hermano de Raúl Entrerríos, segundo capitán del Barça Lassa.

A pesar de la importancia de todos ellos en los esquemas de Thierry Anti, el Barça Lassa supo contrarrestarlos en el duelo de ida. Lazarov se quedó en dos goles (2/5) y tanto Gurbindo como Balaguer sólo pudieron marcar un gol cada uno. Valero Rivera fue el único que pudo romper la defensa azulgrana (8 goles), básicamente gracias a su acierto desde los siete metros (6/6).

Todos estos vínculos quedarán aparcados cuando arranque el partido, pero seguro que, tanto en los instantes previos como después del encuentro, en el Palau Blaugrana se verán muchos abrazos y se recordarán vivencias y anécdotas de un pasado culé.

Força Barça
Força Barça
Cerrar artículo