El Femenino A está haciendo historia / ARCHIVO FCB

Los actuales equipos azulgranas de fútbol femenino tienen detrás una larga historia de incomprensiones y penurias causadas por un contexto institucional y social que no entendía el deseo de la mujer de participar activamente en el mundo del fútbol, tradicionalmente masculino.

El primer partido

El 25 de diciembre 1970, gracias a una iniciativa de la jugadora Imma Cabeza, se disputó en el Camp Nou el primer partido del Barça femenino, siendo el rival la UE Centelles. El entrenador fue el legendario ex portero azulgrana Antoni Ramallets. Sin embargo, aquel equipo de chicas barcelonistas, que no estaba reconocido oficialmente por el Club, no pudo lucir la camiseta azulgrana ni utilizar el nombre de FC Barcelona. El once que jugó aquel día de Navidad se llamó Selección Ciudad de Barcelona y llevó camiseta blanca, pantalón azul y medias azulgranas. Estaba integrado por Mínguez, Mínguez, Gimeno, Gazulla, Vilaseca, Arnau, Jaques, Mayte, Cabecerán, Llansá, Estivill, Fernández, Ortiz, Pérez, Nieto, Ros y Comas.

Sin reconocimiento federativo

En febrero de 1971 la Selección Ciudad de Barcelona cambió su nombre por el de Peña Femenina Barcelonista, recibiendo apoyo material y económico por parte del FC Barcelona, aunque continuó sin depender orgánicamente del Club. Con todo, gracias a este cambio aquellas futbolistas ya pudieron llevar la camiseta azulgrana, pero sin lucir el escudo del Club. La primera presidenta de la PF Barcelonista fue María Dinarés, la activa viuda de Vicente Piera, mítico jugador del Barça de los años veinte.

Durante ese mes la PF Barcelonista participó en su primer Campeonato amistoso, el Trofeo Fuengirola, jugando sus partidos como local en el campo de Fabra y Coats, el terreno de juego de las categorías inferiores azulgranas.

Posteriormente, en mayo de ese mismo año, se jugó el Primer Campeonato oficioso de Catalunya de Fútbol Femenino, la Copa Pernod. Pero aquellos eran tiempos difíciles. Aparte de la general incomprensión que el fútbol femenino suscitaba entre el público masculino, debe unirse el hecho de que esta modalidad no estaba reconocida por la Federación Española y sobrevivía con un único apoyo oficial, el de "Educación y Descanso" organismo dependiente de la Organización Sindical de Falange Española. Con la llegada de la democracia, la desaparición de este organismo propio de la dictadura franquista fue compensado en la temporada 1978/79 con el apadrinamiento, por parte del FC Barcelona, de la peña Femenina Barcelonista.

Campeonas de la Copa de la Reina

La situación se estabilizó en octubre de 1980, cuando el fútbol femenino se integró en la Federación Española de Fútbol. La primera Copa de la Reina se disputó en 1983 y la primera Liga de fútbol femenino la temporada 1988/89. El Club Femenino Barcelona (nuevo nombre del equipo de las chicas azulgranas) llegó a la final de Copa en 1991, pero perdió ante el Añorga KKE por 3-0. Por fin, el 26 de junio de 1994 se conquistó la primera Copa de la Reina al derrotar en la final, disputada en Las Rozas, el Oroquieta Villaverde de Madrid por 2-1. Desde principios de los ochenta la máxima responsable del fútbol femenino azulgrana era la ex jugadora Nuria Llansà, que a la vez era delegada a la Federación Catalana, manteniendo sus cargos hasta el año 2003.

De la integración al Club en la actual época gloriosa

Finalmente, el 26 de junio de 2002 el Club Femenino Barcelona pasó a ser una sección más del club, pasando a ser llamado FC Barcelona femenino. A pesar de la encomiable labor de la entrenadora Natalia Astrain (quien dirigió al equipo en 2005 en el ansiado ascenso a la Superliga) los primeros años de esta nueva etapa fueron complicados, pero con la llegada del entrenador Xavi Llorens en 2006 el fútbol femenino barcelonista inició una trayectoria ascendente que ha culminado en el actual época dorada, con un palmarés acumulado de cuatro Ligas, cuatro Copas de la Reina y sis Copas de Catalunya.

En verano de 2015, el fútbol femenino azulgrana dio un paso más con la professsionalització del primer equipo. Consagrado como un referente a nivel estatal, el Barça tiene el objetivo a medio plazo deconvertirse en un aspirante a ser campeón de Europa.