Imagen de una bandera con el escudo del Barça en la grada del Camp Nou

Más que un club

Bajo la divisa 'més que un club' se quiere expresar el compromiso de que el FC Barcelona ha mantenido y mantiene con la sociedad más allá de su estricta actividad deportiva. Durante muchos años, este compromiso se refería específicamente a la sociedad catalana, que ha vivido durante muchas décadas del siglo XX bajo dictaduras que perseguían su lengua y su cultura. Ante estas circunstancias, el Barça estuvo siempre con los sentimientos catalanistas, de defensa de la lengua y la cultura propia, y de la democracia. Por ello, aunque el catalán no era lengua oficial, en 1921 el club ya redactó sus estatutos en la lengua propia de Catalunya. También en aquella época, en 1918, el club se adhirió a la petición de un estatuto de autonomía para Catalunya, que reivindicaban todos los sectores del movimiento catalanista.

Esta orientación del club le valió las represalias de las autoridades españolas, y durante la Dictadura de Primo de Rivera el club fue clausurado durante seis meses. Durante la II República española el club acentuó su mensaje de implicación con la cultura y las instituciones propias de Catalunya. El presidente Josep Sunyol abanderó este proceso con el lema 'deporte y ciudadanía', que precisamente reclamaba esta implicación del mundo deportivo en los asuntos sociales y culturales del país. Sunyol, que también era diputado, fue fusilado en los inicios de la Guerra Civil, en 1936. El club fue en aquel momento un referente de la defensa de la República, como fue patente con la gira que hizo por México y Estados Unidos en 1937. Al terminar la Guerra Civil, la dictadura del general Franco quiso acabar con la significación social del club. Le castellanizó el nombre e hizo sacar las cuatro barras de la bandera catalana de su escudo.

A pesar de la persistencia de la dictadura, a finales de los años sesenta el club intentó ir recuperando su espíritu, como se puso de manifiesto en uno de los discursos del presidente Narcís de Carreras, que es la persona que pronunció el famoso 'més que un club' en 1968. Fuera de Catalunya, en muchos lugares de España, el Barça se convirtió también en un referente democrático y anticetralista. En la etapa democrática iniciada tras la muerte de Franco el club mantuvo vivo su compromiso social y aparecieron otras formas de apoyo a causas solidarias, que más adelante se materializó con la creación de la Fundación del club. Situados en el mundo de la globalización, el Barça extendió su compromiso social en todo el mundo, de manera especialmente significativa a partir del acuerdo con Unicef en 2006, que era una manera de expresar que un club deportivo no quiere vivir margen de los problemas de la sociedad, en este caso los problemas de la infancia en el mundo. Por ello, actualmente el Barça sigue siendo 'más que un club' tanto en Catalunya como en todo el mundo y se implica en múltiples iniciativas culturales, sociales y de solidaridad.

A continuación repasamos cuatro de los rasgos más característicos del FC Barcelona.

CATALANIDAD: El FC Barcelona, desde su fundación, es una entidad arraigada en su país, Catalunya, un compromiso surgido de la sociedad catalana y entendido por los barcelonistas del resto de España y del mundo. El club proyecta, con convicción y firmeza, la imagen de Catalunya en el mundo. El Barça defiende una Catalunya integradora y multicultural, justa y solidaria.

UNIVERSALIDAD: Cuando el himno del club dice "Tant se val d'on venim" expresa el espíritu de una entidad abierta a todos, que hermana seguidores de los cinco continentes, y que enlaza con una historia en la que la mitad de sus fundadores no eran catalanes. El FCB tiene socios y peñas en más de 50 países, desde Camerún a China y millones de seguidores que configuran la grandeza de la unión barcelonista.

COMPROMISO SOCIAL: El Barça es un club abierto, integrador y solidario, que hace presentes estos valores cotidianamente, ya sea en programas propios de la Fundación del club, ya sea con convenios con instituciones internacionales como UNICEF, o a través de la colaboración con entidades locales como el Banco de los Alimentos. Los proyectos que se desarrollan son tanto de carácter educativo, de incentivo a las artes y la cultura, así como de apoyo comunitario y ayuda al desarrollo.

DEMOCRACIA: Los socios del club son sus propietarios, y deciden democráticamente las personas que han de dirigir la entidad. El principio democrático es un pilar fundamental del club y sólo se ha descuidado cuando las dictaduras lo han impedido. En la actualidad el Barça es uno de los pocos grandes clubes europeos que sigue rigiéndose democráticamente, un hecho que añade otra singularidad en la entidad.

DESCUBRE CATALUNYA